Daniel Angelici dijo que acordó con Matías Lammens para que el partido entre Boca y San Lorenzo por la Supercopa Argentina, que estaba previsto para el 3 de febrero, se juegue finalmente el 10, una fecha más conveniente para el equipo del Bajo Flores.

La fecha del 3 de febrero había sido informada en Boletín Oficial N° 5117 de la AFA, el 9 de diciembre pasado.

Este trofeo, que se disputa entre el ganador del torneo nacional y el vencedor de la Copa Argentina, bien podría haber sido adjudicado directamente a Boca, ganador de ambos torneos, pero en estos casos se invita a jugar al subcampeón del torneo local.

Todavía no dirigió un partido oficial en el fútbol argentino, pero Pablo Guede ya alzó la voz de protesta por la fecha de este partido. Después de la dura derrota ante Huracán por 3-1, en Mar del Plata, había dicho: "No entiendo por qué la urgencia de jugar ahora. Queremos jugar más adelante porque tenemos un calendario complicado y es una final importante que da un premio como jugar la Sudamericana. Ellos quieren sacar ventaja jugando el 3 de febrero para que no estemos lo suficientemente preparados".

En declaraciones a TyC Sports, Angelici dijo que ambos clubes se pusieron de acuerdo este lunes en correr la fecha una semana, tal como pretendía San Lorenzo.

Compartir

Comentarios