ENTREVISTAS  3 de octubre de 2016
El Paco mató a su hermano
Cristian Correa, integrante de la organización "Hermandad de los Barrios", cuenta la lucha que emprendió contra las drogas, al tiempo que relata el triste final de su hermano. Suicidios por no poder dejarlo o comprarlo y hasta prostitución de menores para conseguirlo. Parte I

Todavía resuenan las palabras del juez federal Fernando Poviña quien advirtió que “Tucumán no es Rosario, pero si no se pone un freno, lo terminará siendo”. En pocas palabras, el magistrado graficó el estado de situación que atraviesa la provincia ante el avance del narcotráfico. 

Mientras tanto, familiares, vecinos y amigos de jóvenes adictos, unidos en asociaciones de lucha contra las drogas, siguen marchando y solicitando al Ejecutivo provincial medidas concretas tendientes al tratamiento y contención de estos chicos que terminan siendo rehenes de esta gran red de comercio de estupefacientes; así como también pidiendo la erradicación de la venta de drogas en las zonas rojas de la provincia. 

Cristian Correa, de 36 años, pertenece a la agrupación “Hermandad de los Barrios” que se unieron con un único fin, salvar a sus chicos de la muerte,  convencidos de la necesidad de organizarse para hacer frente a esta problemática, y con la esperanza de encontrar en un mismo sentimiento el camino a seguir.

Cristian vive en el barrio Antena de Alderetes, trabaja por la mañana de plomero y por la tarde estudia psicología social, faltándole tres materias para recibirse. Su historia de lucha y superación, se ve eclipsada por una lamentable realidad, la muerte de su hermano de 29 años.    

— ¿Cómo llegas a integrarte a la agrupación “Hermandad de los Barrios” y qué es lo que hizo que se unieran? ¿Cuál es la propuesta o el objetivo que persiguen? 

Nosotros decidimos juntarnos por la necesidad que está viviendo cada barrio. La problemática que planteaba esta agrupación no era ajena a nuestro barrio porque cada vez hay más chicos consumiendo drogas. Yo particularmente me sumo porque me ha tocado de cerca. Tenía un hermano que consumía y que falleció hace 15 días por una sobredosis de paco. Entonces, nosotros luchando con mi hermano, porque él quería salir de esa droga, nos dimos con que no había muchas opciones para poder recuperarse. Ellos necesitan apoyo terapéutico, es lo que uno, a medida que va ahondando en el tema, se da cuenta que es lo que se requiere para sacarlo al chico adelante. 
Entonces, ante toda esa necesidad nos fuimos contactando y nos unimos a ese grupo de La Costanera que está trabajando con un dispositivo que es muy bueno porque hay muchos chicos que hoy se están recuperando del paco, es impresionante. Y de ahí, nosotros empezamos a luchar a la par de ellos,  uniéndonos con otros barrios para que se generen estos dispositivos en otras zonas, donde estaba surgiendo esta problemática y avanzando tan rápidamente. 

— ¿Cómo trabaja este dispositivo del que hablas y por quién está dirigido? ¿Depende del Gobierno? 

Estos chicos están trabajando para la Secretaría de Adicciones, es un grupo de profesionales, son psicólogos y ellos hacen el apoyo terapéutico que consiste en buscar al chico que consume para poder ayudarlo. En una primera instancia, hay chicos que deben internarse, entonces los buscan,  los llevan al hospital Obarrio, donde existe la necesidad de que habiliten una sala especial para los chicos, o que haya más cupos de camas para que los desintoxiquen, y de ahí deben hacer el nexo para Las Moritas (Centro de Rehabilitación para Adictos), y cuando lo internan hacen todo un trabajo profesional,  trabajando con la familia en la recuperación de los vínculos para que el chico tenga ese apoyo,  y de ahí pueda insertarse de nuevo a ese grupo, y después a la comunidad, al barrio. Es tan complejo el trabajo que deben hacer. 
Después, ellos siguen trabajando en los barrios cuando el chico vuelve,  porque cuando sucede eso se da lo más complicado porque el chico vuelve  a un lugar donde siguen vendiendo drogas,  donde él puede recaer de nuevo, entonces ellos saben cuál es el proceso que se debe seguir cuando hay una recaída, cuáles son las medidas que tienen que tomar como profesionales. Pero hay una contradicción ahí porque chocan con el sistema de salud. Cuando el chico tiene una recaída llaman a una ambulancia para que lo puedan llevar, ya sea al Centro de Salud o al Padilla,  pero son discriminados por el solo hecho de decir que son adictos. No son atendidos, los dejan para el último, entonces todo eso ha generado que nosotros nos juntemos y armemos un petitorio de acuerdo a las experiencias que fuimos viviendo cado uno, en cada barrio. Por ejemplo, uno de los puntos que pedimos es el trato humanizado de los chicos y que haya un medio de transporte cuando se necesite para trasladarlos.


—Vos me contás que debe seguirse todo un protocolo para recuperar a los chicos que ya son adictos, ¿conocés casos concretos de jóvenes que hayan podido salir de las drogas, habiendo transitado todo ese proceso de desintoxicación, rehabilitación y contención?

Hay muchos casos en La Costanera donde ellos mismos cuentan lo que han vivido, de que llegan al Obarrio o a Las Moritas y no tienen lugar para ser internados, entonces después vuelven al barrio y vuelven a recaer porque no continúan con el tratamiento, porque lo cortan,  y eso les hace peor. Es por eso que se piden más cupos para que el chico cuando llegue, pueda internarse y después vuelva, habiendo hecho todo un trabajo de inserción a la sociedad.
Paralelamente, sabemos que también tiene que actuar la justicia y tomar cartas en el asunto con la gente que vende droga, con quien la distribuye porque no sirve de nada hacer un trabajo profesional si a los dos segundos a la par de los chicos que se están recuperando, venden droga y la consiguen fácilmente.

 —¿Qué barrios integran esta agrupación y cuáles son los más afectados por este flagelo? ¿Vos crees que esta lucha, a partir de la unión de barrios, podría conseguir respuestas por parte de las autoridades?

Los barrios que componen esta asociación son El Sifón, La Costanera, Antena, Santa Inés de Alderetes, 140 Viviendas, también de Alderetes. Hay también barrios de San Pablo, de Lules y de Yerba Buena. Son distintos barrios que se van juntando. 
Es algo que está emergiendo porque es algo en común que afecta a toda la sociedad, particularmente a los barrios marginales que son los más castigados por esta problemática. 
Yo pensaba que era La Costanera el más afectado, pero es el barrio Antena donde más fuerte se ve este problema. Ahí casi todos los fines de semana se mata un chico por sobredosis o se suicida ahorcándose. 
 

—¿A qué edad comienzan a consumir estupefacientes los chicos y cuál es la droga que se consume o se adquiere con facilidad? ¿Qué efectos les produce?

Hay chicos de 7 u 8 años que comienzan a drogarse y hay hasta familias completas. Es tristísimo y durísimo ver esa realidad. Es alarmante la edad en la que comienzan a consumir, por eso es que uno necesita hacer algo para revertir esto y tener respuestas, al no tener respuestas nosotros es que decidimos hacer marchas y convocar a los barrios más comprometidos.  
En un tiempo cuando yo era más chango, en mi adolescencia, se usaba el poxiran, y después el porro y la cocaína, pero el que tenía plata consumía cocaína y el que no, porro, y así han pasado los años hasta que después salió esta droga, el paco, que es muy barata y muy accesible. Por ejemplo, en el barrio que más barata se  la vende es en mi barrio porque vale 5 pesos el papelito, en los otros barrios vale entre 10 a 15 pesos. En mi barrio sale 5 pesos todavía, a pesar de la demanda tremenda que hay. Es lamentable, pero es así, hay una cantidad tremenda de esa droga porque es muy adictiva.
El paco es un papelito pequeño con el que hacen dos fumaditas y se acaba  y el efecto les dura cinco minutos, y al ser tan adictiva quieren consumir todo el tiempo. Mi hermano me contaba, en sus momentos de lucidez, que si tenía 500 pesos se los gastaba a los 500 pesos en droga. El paco no les da hambre, sueño ni frío, por eso se los ve como cadáveres que andan descalzos, tirados, no les importa nada, solamente consumir, consumir, consumir. Por eso también hay chicas de 13, 14 años que se prostituyen por drogas o por dinero para comprarlas.
El paco no extermina en tres meses a los chicos, no es así, no mueren por causa del paco en sí, mueren por desnutrición o porque se ahorcan porque es muy depresiva la droga. Entonces se deprimen más y lo primero que hacen es ahorcarse o cortarse alguna parte del cuerpo. También, podés morir por problemas respiratorios o por  daños neurológicos irreversibles. 

 

"Hay muchos casos en La Costanera donde ellos mismos cuentan lo que han vivido, de que llegan al Obarrio o a Las Moritas y no tienen lugar para ser internados, entonces después vuelven al barrio y vuelven a recaer porque no continúan con el tratamiento"

—Vos decías anteriormente que es alarmante el número de suicidios que se registran en los barrios por causa de este flagelo, pero también sabes que informar sobre suicidios incrementa el riesgo de imitación y por esta razón la praxis profesional periodística tiende a no informar sobre suicidios a no ser que éstos formen parte fundamental de una noticia. ¿Qué opinás al respecto, consideras que es necesario darlos a conocer para que no sea un tema tabú para la sociedad ?

Sí, de alguna manera es triste, pero nosotros creemos que es necesario que se sepa para que también la sociedad tome conciencia. No debe ser un problema tan solo de nosotros, de los que lo estamos viviendo o lo estamos padeciendo. Es un problema de ellos también, entonces es necesario que se les haga un llamado de atención, es necesario que salga a la luz este tipo de información para que la sociedad se sume a las marchas que hacemos porque estamos siendo castigados los barrios más marginales. Nosotros les queremos hacer un llamado de atención a todos. Que no se publique la muerte de los chicos es porque algo están encubriendo,  es algo que no quieren frenar porque también debe haber muchos negocios millonarios por detrás de la venta de drogas, entonces hay algo que están tapando y que no quieren que salga a la luz. 

—Recibieron alguna respuesta por parte de las autoridades del gobierno? Qué funcionarios los recibieron hasta ahora?

Por parte del Gobierno nos recibieron, por ejemplo, Gabriel Yedlin (ministro de Desarrollo Social), Matías Tolosa que es el secretario de Adicciones, Nacusse (Jorge) que es el titular de la Digedrop, y el secretario de Seguridad (Paul Hofer). Nosotros les dijimos que queríamos que nos atienda el gobernador (Juan Manzur) porque es quien tiene que tomar la decisión. Sabemos que el gobernador es el que tiene que tomar las decisiones y decir que se accione en lo que nosotros pedimos. 
Ahora si hemos logrado, por ejemplo, avanzar en algo. En La Costanera se estaba construyendo un centro de rehabilitación, vino el del Sedronar (Roberto Moro), con quien tuvimos una reunión y él nos dio la palabra que se va a terminar de construir el centro y que dentro de 20 días viene y va a caminar los barrios con nosotros.
También, logramos que nos atiendan de nuevo Yedlin, Tolosa, el ministro de Educación (Juan Pablo Lichtmajer) y de Salud (Rossana Chahla), y nos dijeron que en el Obarrio habilitaron una sala para atender a los adictos. Además, conseguimos que se atienda a mujeres embarazadas con adicciones en el hospicio del Carmen. Pero todos estos logros tienen que ver con toda esta movida y la lucha que se está dando. Sabemos que hay cosas que llevan un proceso más largo y que no se dan de un día para el otro, pero hay cosas que se pueden resolver inmediatamente, entonces quedaron comprometidos en atender nuestro petitorio que es de 15 puntos.  
Nosotros no podemos esperar. Nosotros le decimos que tiempo no tenemos, porque en ese tiempo se nos muere un chico, por eso le planteamos que se apliquen con urgencia los dispositivos y se envíen personas capacitadas en el tema, no cualquiera, porque prevención más de uno puede dar cátedra, pero el trabajo profesional y capacitado en la cuestión, sí o sí se lo necesita. Es apoyo terapéutico lo que pedimos y que se devele esto para que la sociedad se entere, para que todos nos sumemos a esta lucha que no es tan solo nuestra, sino que nos atraviesa a toda la sociedad.

 

"Yo pensaba que era La Costanera el más afectado, pero es el barrio Antena donde más fuerte se ve este problema. Ahí casi todos los fines de semana se mata un chico por sobredosis o se suicida ahorcándose"

— Para vos, cuáles son las causas o las razones por las cuales los chicos se inician en la droga. ¿Crees que lo hacen por problemas familiares, por influencias del entorno, por curiosidad o por problemas emocionales. Cuál consideras que es el principal motivo?

Quizás la crisis económica que se está viviendo en nuestro país y la falta de trabajo en familias numerosas, de siete o diez integrantes, pueden ser algunas de las razones. Hay familias donde no se tiene esa conciencia por no acceder a una educación. En nuestro barrio no tenemos una plaza, no tenemos un espacio cultural,  no hay un club, no se puede acceder a la educación y el padre de familia, encima, no tiene un trabajo para que pueda mantenerla, entonces creo que difícilmente los chicos tengan otra opción que no sea la de drogarse. En cambio, si se dieran todas las cosas que mencioné, yo creo que todo sería diferente. Ahí sería que si el chico consume es porque le da curiosidad, pero acá un chico que se cría sin educación, donde no tiene ni para comer, donde tiene que salir desde los cuatro o cinco años a pedir, difícilmente tenga otro tipo de salida en la vida. Entonces, para mí el problema va desde la falta de trabajo, que se la sufre muchísimo en la clase trabajadora e influye mucho porque no se pueden resolver las necesidades básicas concretas, hasta la falta de acceso a la educación. 
 

—Teniendo en cuenta tu respuesta, se me ocurre preguntarte por qué vos pudiste superarte, no caíste en esta trampa, y los otros jóvenes no pudieron hacerlo. ¿Por qué vos sí supiste y pudiste vencer la tentación y tu hermano no, siendo que estaban en igualdad de condiciones?

Para mí tiene que ver con las condiciones internas y externas de cada uno porque es el emergente de lo que está pasando en una familia. Mi hermano quizás ha portavoceado  algo de lo que estábamos viviendo en mi familia, donde había días que no teníamos para comer, ni para tomar mate cocido, mi vieja peleaba con mi viejo y entonces eso generaba conflictos. Quizás, él no pudo soportar esa ansiedad porque cada uno se siente fuerte de acuerdo también a como se siente contenido. Capaz que mi hermano no se sentía contenido porque éramos una familia fragmentada, desunida. Eso es lo que hoy yo puedo analizar y a cada familia le pasa lo mismo. Siempre hay uno en la familia que portavocea lo que está pasando y que no puede resolver esa ansiedad. Son tan fuertes y tan duras las condiciones en las que uno vive que todo eso influye y uno se siente mal y no lo va pudiendo resolver, entonces se generan una serie de cuestiones.
 Yo siempre he pensado que estudiar era importante, también ha habido como una motivación por parte mía, por ejemplo en nuestro barrio nos discriminan porque son todos chorros, todos venden droga y ven que uno no está de acuerdo con lo que hacen. Pero en definitiva, hay una multicausalidad por la que uno puede caer en la droga.
 

"Mi hermano me contaba, en sus momentos de lucidez, que si tenía 500 pesos se los gastaba a los 500 pesos en droga. El paco no les da hambre, sueño ni frío, por eso se los ve como cadáveres que andan descalzos, tirados, no les importa nada, solamente consumir, consumir, consumir. Por eso también hay chicas de 13, 14 años que se prostituyen por drogas o por dinero para comprarlas".

—Se identifican con facilidad los lugares donde venden droga en tu barrio. Los transas respetan la zona de venta de cada uno? 

Sí, se sabe quiénes son los vendedores en cada barrio. Una manera de saber es cuando se ve a los chicos amontonados en una esquina o a mitad de una cuadra, entonces se sabe que ahí cerca venden. Los chicos se paran donde venden droga. 
En cuanto a la otra pregunta, por lo que yo he visto en mi barrio si se cuidan y se respetan entre ellos. Hace un tiempo lo que hacían es mandar a un grupo armado que andaba asaltando a otros dealers, iban entre cuatro o cinco armados le reventaban la casa, le sacaban la plata y la droga y se iban, eso es lo que sabía, pero ahora cada uno vende y no pasa nada. 

 

                                                                                                                                                                             Geraldine Ibañez



Notas Relacionadas

Comentarios:

LA RADIO EN VIVO

 
Estamos escuchando
Los Duendes de la Noche
de 01.00 a 06.00
 
PUBLICIDAD PUBLICIDAD PUBLICIDAD
 
PUBLICIDAD

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
15.51
15.91

 

LO MAS LEIDO DEL MES

 
"Protección Ciudadana Alderetes" se lanzará en los próximos 15 días
Paro de ATEP para este martes y miércoles
Usurpadores amenazan a dueños que les alquilaron la casa
Tucumán bajo alerta meteorológico
Un periodista tucumano contó la travesía que vivió en el recital del Indio Solari
 

HORÓSCOPO

 
Cáncer
CANCER (del 22 de junio al 23 de julio)

El temor y la inseguridad están provocando que no des todo lo que tienes en la pareja. Deberás desmitificar tus miedos. Se respetuoso con los hábitos y costumbres de tu pareja. No busques que sea igual a ti, valórala por ser diferente. Día perfecto para asistir a seminarios y cursos de capacitación, pues contarás con un alto grado de concentración.Sugerencia: Procura no descargar tu ira y frustración con tus seres queridos solo porque están más cerca o porque sabes que puedes hacerlo. Valóralos.

 

Primera Division

 

 

Nacional B

 

 

El tiempo en Tucumán

 
20 °
Muy nublado
 


LV12 online | La radio líder de Tucumán - © 2017 - Todos los derechos reservados


RadiosNet