Una localidad del noroeste de Japón comenzó hoy a incinerar 3.300 mochilas y otros materiales escolares perdidos durante el terremoto y tsunami que devastó esta zona en marzo de 2011, tras no poder hallar a sus propietarios.

Estos y otros objetos perdidos se almacenaban desde hace cinco años en una escuela primaria abandonada de la ciudad de Natori, después de ser recogidos entre los restos de la catástrofe. 

"Es una lástima que no hayamos podido devolver estos recuerdos a las familias de los niños, como nos hubiera gustado", dijo el portavoz del gobierno local, Hiroshi Ogasawara, a la agencia nipona Kyodo. 

En esta misma localidad, ubicada en una de las áreas más castigadas por el tsunami, se recuperaron unas 240.000 fotografías entre los escombros y desechos que dejó el desastre natural, y actualmente se exhiben en formato digital en varios centros cívicos. 

Una decena de ciudades y pueblos de la zona aún conservan los objetos perdidos recuperados tras la catástrofe, y cuatro de ellos planean comenzar a destruirlos, precisó la agencia EFE. 

El terremoto y el tsunami ocurridos el 11 de marzo de 2011 dejó unos 18.500 muertos o desaparecidos en todo el país, más de la mitad de ellos sólo en la prefectura de Miyagi donde se encuentra la localidad de Natori. 

Fuente:infonews.com

Compartir

Comentarios