El reconocido perito en Criminología, Raúl Torre, expresó que "hay que ser prudentes" para opinar sobre el hecho.

Raúl Torre dijo que "no hay nada que cuestionarle" al fiscal que investiga la muerte del sacerdote Juan Viroche, encontrado ahorcado el 5 de octubre pasado en su capilla de la localidad tucumana de La Florida.

Para este especialista, que se incorporó a las diligencias de los peritos del caso, la investigación del fiscal tucumano Diego López Ávila "ha sido correcta y no hay nada para cuestionarle" aunque, aclaró, que "hay que se prudentes" al opinar sobre el hecho.

Pese a que algunas voces de la Iglesia y de la sociedad civil insisten que se trató de crimen, el fiscal maneja la hipótesis del suicidio y ahora busca determinar si Viroche (47) se quitó la vida o si fue inducido a hacerlo.

Es que en el expediente consta que al cura estaba amenazado pero aún no se pudo determinar si fueron los narcos que él había denunciado o alguna mujer con la que se habría vinculado sentimentalmente e intentaba desprestigiarlo públicamente.

"En criminología, las cosas son como son, no como algunos dicen que son", explicó Torre en declaraciones publicadas hoy por el diario La Gaceta.

El especialista afirmó que descubrir las causas de la muerte de una persona "lleva su tiempo y por eso hay que ser pacientes", e indicó que el fiscal López Ávila "todavía debe recibir varias pericias y una vez que tenga todos los elementos en sus manos resolverá el caso".

"Mi trabajo consiste en analizar si fue un homicidio o un suicidio; aportar mis conclusiones y definir si es necesario pedir nuevas medidas para que el fiscal determine si las quiere realizar o no", indicó Torre, quien fue convocado para sumarle al caso por la Corte Suprema de Justicia de Tucumán.

Según afirmó, "la Policía Científica (de la provincia) hizo un buen trabajo en la recolección y preservación de pruebas recolectadas", por lo que a su entender, "el fiscal puede sacar varias conclusiones importantes de esa tarea".

Por su parte, López Ávila espera recibir en los próximos días las conclusiones finales de los peritajes que realizó el personal de Gendarmería Nacional y el resultado de la autopsia psicológica que lleva adelante una especialista contratada por el Poder Judicial.

Viroche fue encontrado ahorcado el 5 de octubre pasado en la parroquia de Nuestra Señora del Valle de La Florida, en el este de Tucumán, y aunque desde un primer momento la Justicia centró su investigación en la hipótesis del suicidio, familiares y allegados al sacerdote insisten en que se trato de un crimen.(argnoticias)

G.I

Compartir

Comentarios