En Argentina se produjo este año una epidemia de dengue de mayor magnitud que la presentada en 2009, la cual había contabilizado alrededor de 24.000 casos.

En el marco de la vigilancia epidemiológica implementada por el Ministerio de Salud Pública y a raíz de la epidemia de enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes Aegypti que sufrió el país y toda la región de las Américas, se ha detectado oportunamente la presencia de los virus dengue, zika y chikungunya, tanto en personas que realizaron algún viaje a países o regiones afectadas, como en personas que no registraron viajes fuera del territorio provincial.

En Argentina se produjo este año una epidemia de dengue de mayor magnitud que la presentada en 2009, la cual había contabilizado alrededor de 24.000 casos.

Desde inicios de 2016 hasta la fecha, el Ministerio de Salud de la Nación notificó más de 76.000 casos de pacientes con síndrome febril inespecífico -con sospecha de dengue, zika o chikungunya-, de los cuales alrededor de 43.000 han sido confirmados para dengue, 49 para zika y 398 para chikungunya.

En la semana epidemiológica N° 8 de 2016 se notificó el primer caso de transmisión local de virus zika por vía sexual en Argentina, en la provincia de Córdoba. Posteriormente, entre las semanas 18 y 20 de 2016 tuvo lugar el primer brote de transmisión vectorial registrado en Argentina, en la provincia de Tucumán; en el mismo se confirmaron 24 casos. Desde entonces y hasta la actualidad no se registraron nuevos casos autóctonos de la enfermedad (sí se identificaron ocho casos confirmados y cuatro probables importados).

En cuanto a la vigilancia de la transmisión vertical del virus, se identificaron cinco embarazadas infectadas (cuatro pertenecen al brote de Tucumán y una corresponde a una paciente que es atendida en Córdoba). Todas ellas se encuentran en seguimiento.

En  Tucumán se estudiaron más de 1.700 casos con síndrome febril inespecífico, de los cuales se confirmaron 276 casos de dengue, 24 de zika y 2 de chikungunya. La mayor cantidad de casos se detectó durante los pasados meses de abril y mayo.

En ese contexto, durante todo el año se ha realizado el seguimiento de personas en riesgo, sobre todo orientado a la detección de un incremento de recién nacidos con malformaciones congénitas que puedan tener relación con los casos de zika detectados a fines de marzo pasado, durante la semana epidemiológica N° 13 (SE 13).

Al finalizar el brote a fines de mayo, se comenzaron a estudiar todos los casos de mujeres embarazadas para descartar posibles efectos tardíos del virus zika. Desde entonces, se detectaron cuatro casos de embarazadas con diagnóstico positivo: Dos niños nacieron sin complicaciones, uno falleció debido a malformaciones congénitas y bajo peso y el cuarto caso se encuentra cursando un embarazo en condiciones normales.

Respecto a los antecedentes del caso de fallecimiento, a principios del mes de octubre (SE 39) se notificó acerca de una paciente embarazada de 27 semanas de edad gestacional, sin antecedentes de viaje, ni sintomatología compatible con infección por virus zika y con hallazgo en ecografía fetal de malformaciones.

El 20 de octubre se realizó cesárea de urgencia, con un recién nacido que presentaba las malformaciones detectadas por ecografía. Los resultados de las muestras también fueron positivos para zika.

Luego de 10 días de evolución el niño falleció debido a las complicaciones derivadas de su morfología, condiciones de prematurez y bajo peso. En todo momento se brindó a la madre y su familia acompañamiento y contención por parte de equipos especializados, previstos para esta situación conforme a las recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación y de la Organización Panamericana de Salud (OPS).

El caso fue confirmado el día 8 de noviembre, por el laboratorio nacional de referencia, Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas “Dr. Julio I. Maiztegui”, como positivo para zika.

A la fecha se mantiene estricta vigilancia y acompañamiento al grupo de personas de riesgo y en alerta permanente, ya que han comenzado a producirse jornadas de intenso calor y lluvias, lo que crea las condiciones propicias para la proliferación del mosquito vector de estas enfermedades, con la consiguiente aparición de cuadros de enfermedades que cursan con fiebre, compatibles con estos virus.

El Ministerio de Salud Pública de la provincia recomienda a la población reforzar las acciones orientadas a combatir la proliferación del mosquito, la consulta precoz en casos de fiebre sin foco y el control prenatal periódico en el caso de mujeres embarazadas.

Fuente msptucuman.gov.ar

Compartir

Comentarios