El oficialismo y la oposición presentaron sus postulantes para ocupar un cargo que se encuentra vacante desde hace 7 años. La Corte Suprema pidió que se apure la designación.

El Defensor del Pueblo es una institución autónoma cuya misión es velar por los derechos de los ciudadanos y actuar frente a cualquier tipo de abuso del Estado. Sin embargo, en la Argentina esa figura está vacante hace 7 años: el último designado por el Congreso fue Eduardo Mondino, quien renunció en abril de 2009.

Para ponerle punto final a ese vacío, a mediados de agosto, la Corte Suprema exhortó al Congreso de la Nación para que apure el proceso de designación. Y lentamente se avanza para dar respuesta a ese reclamo.

Los distintos bloques políticos de la Comisión Bicameral encargada de nombrar al Defensor del Pueblo ya propusieron formalmente los nombres para ocupar el cargo: el oficialismo postuló a Graciela Ocaña y la ex ministra menemista Susana Decibe; el bloque PJ que lidera Miguel Pichetto sugirió a Humberto Roggero; y el socialismo impulsó a Héctor Polino.

Quién es quién

Graciela Ocaña es una reconocida dirigente política de 56 años que ocupó importantes cargos en la función pública: fue directora del PAMI; con el kirchnerismo se desempeñó como ministra de Salud; integró la Comisión de Lavado de dinero y en 2015 fue precandidata a jefa de Gobierno; actualmente es legisladora porteña.

Susana Decibe es recordada por su paso como ministra de Educación durante casi toda la segunda presidencia de Carlos Menem. Enrolada desde su juventud en el peronismo, esta socióloga de 67 años volvió a ser noticia hace poco más de un mes, cuando se conoció que el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela (Cambiemos), la convocó para que lo asesore en materia educativa.

Humberto Roggero (propuesto por Pichetto) tiene 66 años y es otro dirigente de extensa trayectoria: fue cuatro veces Diputado de la Nación por Córdoba, presidió el Bloque Justicialista y se desempeñó como embajador la Argentina en Italia.

Héctor Polino fue diputado nacional durante 12 años y tiene una reconocida trayectoria en la defensa de los derechos de los ciudadanos, como líder de Consumidores Libres. Tiene 83 años.

Cómo es el proceso para elegir al Defensor del Pueblo

Los integrantes de la Comisión Bicameral que preside Marta Varela (compuesta por siete senadores y la misma cantidad de diputados) proponen sus candidatos y luego deben llegar a un acuerdo para definir los nombres que llegarán con chances al debate en el recinto. Se necesita el apoyo de los dos tercios de ambas cámaras para que se apruebe el pliego.

En esta instancia, los legisladores deben elegir como mínimo uno y como máximo tres nombres. Por eso, al menos uno de los cuatro candidatos mencionados quedará fuera de carrera en el debate de comisión.

A diferencia de lo que ocurre en el caso de la Auditoría General de la Nación (AGN), no es un requisito expreso que el Defensor del Pueblo sea de la fuerza política opositora. Sin embargo, la costumbre indica que el cargo lo han ejercido personas de la oposición mayoritaria, hoy representada por el PJ.

"Que tengamos sobre la mesa a cuatro candidatos es un paso importante hacia la definición. Ya tenemos los nombres y ahora hay que buscar consenso", resumió Marta Varela, titular de la Comisión Bicameral de la defensoría del Pueblo. "Se trata de una deuda de la política con los argentinos y este Gobierno ha demostrado un gran compromiso para ponerse al día con la institucionalidad", destacó.

De todos modos, todo indica que habrá que esperar a 2017 para que se defina el nuevo Defensor del Pueblo: a la Bicameral que debe resolver quién o quiénes siguen en carrera sólo le quedan dos reuniones, por lo que es casi imposible que el tema se trate este año. Pero ya comenzaron las negociaciones para empezar a definir quién será el elegido.-

Compartir

Comentarios