En una entrevista brindada a un programa de la Universidad Nacional de Tucumán, el sacerdote rescató el espíritu de las hinchadas de la Provincia.


La muerte del cura Juan Viroche en octubre pasado, aun impacta a los tucumanos. La lucha del sacerdote contra los narcotraficantes de drogas en La Florida, el pueblo donde desempeñaba su labor pastoral, sensibilizó a la comunidad que advertía en su figura la de un pastor comprometido con la realidad de los sectores más humildes.

A más de dos meses de que fuera hallado ahorcado en la parroquia Nuestra Señora del Valle, su figura comienza a resignificarse. Como una estrategia para seguir viviendo a pesar de la tragedia, los recuerdos que cultivó el sacerdote, sus anécdotas y enseñanzas comienzan a salir a la luz para resguardar en la memoria lo mejor que dejó su paso por la tierra.

En una entrevista brindada al programa televisivo “Memorias en Común”, que se emite por UNT Visión, el medio digital de la Universidad Nacional de Tucumán, el cura Viroche reveló con el marco del estadio de la Ciudadela su pasión por el club San Martín de Tucumán.  

“Son dos pasiones que tengo: soy vicario en la parroquia de San Francisco Solano desde hace tres años, en un momento de mi vida hice un “clic” en Jesucristo y en todo lo que implica la construcción del reino en la Tierra. Por otro lado, desde la cuna que vengo con el rojo y blanco en el corazón porque nací en el 69, año en que San Martín fue campeón de la Liga Tucumana”, revela Viroche en la entrevista que se transformó en todo un hallazgo por parte de la UNT.

“He caído muchas veces en el prejuicio de dar por supuestas algunas cosas. Pero ahora puedo decir he compartido varios almuerzos con la barra de San Martín y, desde el hecho de sentarme, escuchar, conversar sin enseñar nada, teniendo solamente esa actitud de compartir uno empieza a vislumbrar las propuestas que tuvo Jesucristo de construir un reino pero desde ahí, desde las bases mismas”, reflexionó el cura.  

“Existen derechos inalienables de las personas como la verdad, la justicia, la responsabilidad, el amor, la misericordia, la vida y la esperanza. Todo esto va envolviendo al hincha que viene a la cancha”, describió Viroche y en un momento emotivo de la charla, en el que se puede intuir su amor por el club, sostuvo “sentir la pasión cuando vengo caminando por la avenida Roca hasta entrar aquí por calle Pellegrini y escuchar las campanas de la iglesia sonar para venir al convento porque comienza la celebración son cosas que, si bien tienen explicación, las palabras no alcanzan, cómo poder expresar en palabras aquello que uno siente”.

En otro pasaje de la conversación que mantuvo con el conductor del ciclo, Viroche afirmó que existe similitudes entre los rituales de la religión y los del fútbol. “Las actitudes de religiosidad que tienen los hinchas son evidentes, quién no se persigna cuando sale el equipo, quién no empieza a levantar los brazos para alentar al “Santo”.

Al finalizar, ligó sus dos pasiones para dar un mensaje a las hinchadas de la Provincia, que en el nuevo contexto le otorga otra dimensión. El desafío, dijo Viroche en uno de sus últimos mensajes es “transformar nuestro encuentro comunitario a través del deporte, en este caso el fútbol, así como lo viven los dos clubes de Tucumán, rescatando todo aquello que vale la pena”.  (Fuente: El Tucumano)

G.I            

Compartir

Comentarios