El cantante y líder de Sumo era encontrado sin vida en el departamento donde vivía

 


 Pasaron 29 años de la muerte de uno de los cantantes que cambió la historia del rock nacional: Luca Prodan. El cantante italiano llegó al país para formar Sumo, la mítica banda que revolucionó la música argentina. 

El Pelado nació en 1953 en Roma, Italia, pero pasó su adolescencia en Escocia, donde fue compañero del príncipe Carlos de Inglaterra. Allí, en 1970 abandonó los estudios y se escapó del instituto. Luego de recorrer Europa volvió a Roma, donde se encontró con su madre que lo estaba haciendo buscar por la Interpol. 

Ese mismo año se fue a vivir a Londres, donde formó su primera banda,  The New Clear Heads. La sensibilidad musical de Luca, influida por el apogeo de los ritmos de las Indias Occidentales Británicas como el dub y el reggae influyeron mucho en su vida. Luego de casa una década en tierras inglesas, Prodan comenzó con el consumo de heroína y el suicidio de su hermana Claudia empeoraron las cosas. 

Buscando salir de las drogas, Luca declaró en su momento que viajó a la Argentina, siguiendo una imagen bucólica que lo había atrapado. Recibió una carta de un amigo argentino de origen escocés, Timmy McKern (con quien compartió años escolares en Escocia y convivió luego en Londres); en la que había una foto de la familia de McKern en las sierras de Córdoba.

A partir de allí, comenzó su carrera en Sumo con músicos que luego se convertirían en íconos como él: Germán Daffunchio y Alejandro Sokol. Luego aparecieron Roberto Petinatto, Alberto "Superman" Troglio, Ricardo Mollo y Diego Arnedo. 

En el año 1987 sacaron su tercer y último disco: After Chabón disco en el que se muestra una notable madurez en materia musical y lírica: tal es el caso particular de "Mañana en el Abasto", canción elegida como "Tema del siglo del rock nacional". El 20 de diciembre de ese año fue la última vez que vieron con vida a Prodan. Fue en el recital que brindó Sumo en el estadio de Los Andes. 

Dos días más tarde, encontraron a Luca muerto en la habitación de la casa ubicada en la calle Alsina 451 en el barrio de San Telmo, que compartía con el músico Marcelo Arbiser. Había sufrido un paro cardíaco debido a una grave hemorragia interna causada por una cirrosis hepática.

Al día de hoy, su música se escucha en todos lados y él se convirtió en uno de los iconos del rock nacional, siendo de origen italiano. 

Compartir

Comentarios