"Lo único concreto es lo de Lucas (Wilchez). Hablamos con él y nos pidió unos días para contestarnos", contó un allegado a Cagna.

El lunes, con la derrota 1-0 sufrida a manos de Los Andes en Lomas de Zamora, San Martín finalizó su participación deportiva en 2016. El balance, pese al traspié, puede ser considerado positivo.

Después de varias temporadas sin encontrar el rumbo en el Federal A, el "Santo" encontró en Diego Cagna a la persona justa en el momento indicado. El "Flaco" encaminó una nave que parecía destinada a estrellarse una vez más. Con él, se consiguió el ascenso a la B Nacional y redondeó una discreta primera mitad de temporada.

Pero claro, más allá de que el cuerpo técnico y los jugadores gozan de unas merecidas mini vacaciones luego de un año más que estresante, la vida continúa en La Ciudadela. Y lo primordial por estas horas es concretar la llegada de los dos jugadores que el entrenador pensó para potenciar las chances de su equipo en la parte final de la temporada.

Cagna y sus ayudantes dividen su tiempo entre el descanso y las obligaciones. Charlar con los posibles refuerzos es casi una obligación. A pesar de que los llamados teléfonicos son constantes, desde el seno del cuerpo técnico esperan que las principales novedades lleguen a partir del fin de semana. "Lo único concreto es lo de Lucas (Wilchez). Hablamos con él y nos pidió unos días para contestarnos. Esperamos que esta vez pueda sumarse”, contó un allegado al DT, quien admitió que siguen buscando al otro refuerzo. "Tenemos en vista un par de volantes por derecha, pero nada concreto", agregó.

Por último, desde Bolívar y Pellegrini confirmaron que al nombre del volante Ricardo Blanco, de All Boys, por ahora no se los mencionó como posibles refuerzos.

GP.

Compartir

Comentarios