Impondrá un impuesto fronterizo del 35% a los vehículos que BMW planea construir en una nueva planta en México

La industria de la automoción es una de las dianas sobre las que Donald Trump, presidente electo de EEUU, está lanzando sus dardos proteccionistas.
 
Tras General Motors, Ford y Toyota, BMW ha sido el siguiente fabricante amenazado. Trump advirtió ayer a la empresa alemana que impondrá un arancel del 35% a sus coches hechos en México que quiera vender en EEUU, según unas declaraciones recogidas por el diario alemán Bild.BMW planea abrir una planta en 2019 en San Luis de Potosí en la que prevé invertir 1.000 millones de euros. 

Esta es la misma ciudad mexicana en la que Ford canceló hace unos días una planta con una inversión de 1.600 millones de dólares.Ford tomó esta decisión horas después de que Trump amenazara con otro arancel del 35% a GM por los modelos que fabrica en el país vecino. 

Toyota también fue objeto de la ira impositiva, ya que pretende construir una planta en Baja California para fabricar el Corolla, uno de sus modelos más vendidos. 

Fabricar un vehículo en México resulta un 40% más barato que en EEUU.BMW planea producir en México su Serie 3, su berlina más exitosa en ventas "de forma global", aunque con el punto de mira en el mercado estadounidense. 

El grupo alemán cuenta con una factoría en Spartanburg (EEUU) donde fabrica el X3, X4, X5 y X6, los todocaminos estrella de BMW. Cuando se inicie la producción en México, el BMW X3 también comenzaría a ensamblarse en Sudáfrica. Esta última planta es la que envía ahora a EEUU los Serie 3 que se fabricarían en México.

Fuente elmundo.es

Compartir

Comentarios