Jornadas recreativas y de aprendizaje son las que viven miles de niños tucumanos en el marco del Programa Comedores en Verano. La iniciativa, además de dar contención alimenticia a casi 100 mil chicos de la provincia, abarca aspectos como el entretenimiento y la educación.

El programa, coordinado por el ministerio de Desarrollo Social y articulado con otras áreas del gobierno, recibe el apoyo del equipo de Coordinación de Educación Digital (CED) del Ministerio de Educación de la provincia, mediante talleres didácticos para alumnos.

Comedores en Verano se lleva a cabo por primera vez en la provincia, durante enero y febrero, para que alumnos del nivel primario de la provincia tengan acceso a una alimentación saludable todos los días. Está financiado por fondos nacionales y brinda cobertura a chicos de 472 escuelas tucumanas.

Los espacios de formación incluyen clases dedicadas al uso y cuidado de las netbooks; el manejo de diferentes softwares lúdicos; aprendizaje sobre hardware de los equipos, como el uso de la cámara web y otros dispositivos internos.

El entusiasmo y la curiosidad son los motores para que los chicos exploren los diferentes recursos que se abren desde las computadoras; y la voluntad de enseñar de los colaboradores escolares hacen que el conocimiento y la educación tomen forma de juego.

Algunas de las aplicaciones con las que los chicos aprenden son Gcompris y ChildsPlay, programas con clásicos juegos de memoria (imágenes, sonidos, acciones), desarrollo de operaciones matemáticas básicas, rompecabezas y biología. Los docentes también trabajan con el software argentino Huayra-Caripela para crear caricaturas. Los talleres se realizan de 9.30 a 12.30 en las escuelas que fueron alcanzadas por el Programa Primaria Digital y que cuentan con Aula Digital Móvil.

GP.

Compartir

Comentarios