Hasta diciembre pasado, datos oficiales informaban que en Argentina viven 120 mil personas con VIH, de las cuales el 30% tiene el virus y no lo sabe. Las cifras además reportan un 33,3% de diagnósticos tardíos en varones y un 23,8% en mujeres.

El Ministerio de Salud Pública, a cargo de la doctora Rossana Chahla, adhiere a la consigna planteada por la cartera nacional, a cargo del ministro Jorge Lemus, que aconseja a los miembros de los equipos de salud informar y ofrecer el test de VIH a todas las personas que entren en contacto con el sistema sanitario, independientemente de la causa. Además, ya no se necesitará una orden médica para realizarlo.

“Si bien en la provincia ya se venía incentivando este hábito preventivo, la nueva normativa amplia y mejora su alcance”, afirmó la referente de la Unidad Coordinadora y Ejecutora Provincial de VIH/sida y ETS, dependiente del Departamento de Enfermedades Transmisibles de la Dirección General de Programa Integrado de Salud, doctora Claudia Lucena.

Dicha normativa se desprende de la resolución 55-E/2017 publicada el pasado martes en el Boletín Oficial y busca que los equipos de salud ofrezcan el test del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) a todas las personas que entren en contacto con el sistema sanitario.

La resolución establece así también el carácter obligatorio del ofrecimiento de la prueba de VIH con información a aquellas personas que en la consulta médica manifiesten determinadas patologías o circunstancias— como neumonías severas, tuberculosis o cualquier infección de transmisión sexual, entre otras—, y a las parejas de las embarazadas.

Por otra parte, la presentación de una orden firmada por un médico para la realización de las pruebas dejará de ser obligatoria en todo el sistema público, lo cual permitirá eliminar uno de los obstáculos que hasta este momento dificultaba el acceso a la misma.

Crear alternativas para facilitar el acceso al diagnóstico del VIH y otras infecciones de transmisión sexual, es el principal objetivo de esta iniciativa; lo cual constituye un factor determinante para la mejor respuesta al tratamiento y en la sobrevida de la persona.

En 2015 Argentina suscribió a las metas regionales 90-90-90 de la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud, mediante las cuales se aspira a que para 2020 el 90% de las personas con VIH estén diagnosticadas, que de ellas el 90% estén bajo tratamiento y que, de este grupo, el 90% tenga niveles indetectables de carga viral.

Fuente msptucuman.gov.ar

Compartir

Comentarios