Con el fin de continuar generando áreas cardioprotegidas, la ministra de Salud Pública, doctora Rossana Chahla, entregó a siete localidades del interior cardiodesfibriladores con el objetivo de mejorar la salud integral de la comunidad.

La titular de la cartera sanitaria explicó que luego de realizar un mapa de riesgo se establecieron cuáles son las áreas de acceso de público masivo en las que se desarrolla una muerte súbita y, sobre esa base, se definió el orden de prioridades de cada zona para iniciar las capacitaciones y entrega de Desfibrilador Externo Automático (DEA).

“La idea es fortalecer el programa trabajando en los lugares donde hay mayor concurrencia de gente. Ahora estamos entregando a localidades como El Timbo, El Cadillal, Tafí Viejo, Raco y al Centro de Rehabilitación Las Moritas. Creemos que el equipamiento es importante, pero también lo es la capacitación que recibe el personal, y es lo que esperamos que se multiplique en todos los sectores”, indicó Chahla.

El coordinador de Programa Muerte Súbita de la Provincia, doctor Gustavo Paterlini, contó que en Argentina hay 40.000 muertes por esta patología, por lo que el Ministerio instauró una política para dar respuesta a esta demanda. “La idea es desarrollar capacidades y destrezas en el recurso humano de los efectores de salud y en instituciones no vinculadas a esa cartera, en reanimación cardiopulmonar básica”, explicó.

El Programa se desarrolla desde el 2015, capacitando en las destrezas y tecnologías necesarias para atender la muerte súbita en el mismo lugar donde se produce, hasta que la persona pueda ser atendida por el servicio de emergencia especializado.

Los desfibriladores entregados por el Ministerio tienen una tecnología automática, por lo que no requiere la interpretación de un cardiólogo entrenado para leer ritmo cardiaco. El software que tiene este instrumento reconoce si el paciente necesita una descarga eléctrica y en caso que sea así brinda las instrucciones para que el operador las administre. Si la descarga eléctrica se realiza dentro de los diez minutos el paciente tiene posibilidad de sobrevida mayor al paro cardiaco. Es una herramienta tecnológica de alta complejidad pero de uso sencillo para que pueda ser usado en todos los efectores de salud.

En este sentido, la directora de Salud Pública de Tafí Viejo, María Laura Macchioni, destacó la importancia de contar con áreas cardioprotegidas. “Nuestra localidad tiene una población aproximadamente de 80  mil personas y son varias las instituciones a las que se destinaron los equipos. El objetivo es multiplicar nuestras áreas protegidas y las capacitaciones”, sostuvo Macchioni.

Por último, el subdirector del Centro Las Moritas, Marcos Zeitune, explicó que en el instituto no tuvieron casos de muerte súbita pero que son varios los chicos que ingresan con la zona pulmonar comprometida. “Poder contar con el equipo y la capacitación es una tranquilidad para nuestro equipo. Los cardiodesfibriladores se ubicarán en lugares estratégicos para que en caso de ser necesario no se demore más de un minuto en acceder al equipo”, concluyó.

Fuente msptucuman.gov.ar

Compartir

Comentarios