Para llegar a la presidencia de la FIFA, Gianni Infantino debió negociar con las distintas federaciones y para cumplirles a todas tiene planeado aumentar la cantidad de países que disputan los mundiales.

Gianni Infantino realizó algunas promesas revolucionarias en su campaña para convertirse en presidente de la FIFA. Ahora con el objetivo cumplido, la gran incógnita es con cuáles de todas ellas cumplirá. Sin dudas, la más importante es la cuestionada idea de agregar ocho países más a las citas mundiales.

"La Copa Mundial es un acontecimiento único, que cada cuatro años cautiva al mundo durante un mes. Es además la herramienta única más poderosa para promocionar el fútbol en todo el planeta. Al otorgar a ocho países más la oportunidad de participar, estaremos otorgando a ocho países más la posibilidad de disfrutar con más pasión de la fiebre del Mundial y, de paso, lograremos asimismo mayor representación en todo el mundo", explicó Infantino en enero de este año al presentar su programa como candidato a la presidencia.

El nuevo presidente de la FIFA ya tiene experiencia en agrandar competiciones: estuvo involucrado personalmente en la ampliación de la Eurocopa de 16 a 24 equipos. Para ese cambio que se podrá ver este año en Francia 2016, el italo-suizo trabajó codo a codo con el hoy suspendido presidente de la UEFA, Michel Platini y contó con el visto bueno del otro también caído en desgracia, Joseph Blatter: "La ampliación ha resultado ser un gran éxito desde el punto de vista deportivo, promocional y comercial. Sé que podemos hacer algo parecido con la Copa Mundial de la FIFA", aseguró a pesar desde que el aspecto deportivo es un poco presuroso sacar conclusiones cuando la Eurocopa aún no se disputó.

"Al otorgar a ocho países más la oportunidad de participar, estaremos otorgando a ocho países más la posibilidad de disfrutar con más pasión de la fiebre del Mundial".

La otra propuesta relevante de Infantino acerca de los Mundiales de fútbol es que se disputen en más de dos países (hecho que sucedió en una única oportunidad en la Copa del Mundo 2002 con Japón y Corea) e incluso en una región entera. Además tiene decidido un sistema de rotación para la elección de las sedes. "Cada confederación tendrá que esperar al menos dos ediciones para volver a organizar un Mundial lo que garantizará una rotación más equitativa, a la vez que proporcionará a cada confederación la oportunidad de organizar este certamen único en su género".

El programa de Infantino se asienta en "tres pilares". El primero se refiere a "reformas y buena gobernanza", el segundo hace referencia a la "democracia y participación" y el tercero, al "desarrollo del fútbol".

Fuente:infonews.com

 

Compartir

Comentarios