Luis Juez, clave para que Atlético Tucumán pase de fase. "Me gané el mote de talismán".

Por Tucumán ya le están haciendo un monumento. Le pelea mano a mano a el Pulga Rodríguez. Sin dudas, Luis Juez fue uno de los grandes responsables del triunfo más importante en la historia de Atlético. El embajador argentino en Quito logró que el encuentro ante El Nacional se juegue y así el Decano logró el pase de fase. “Tuve que hacer de dirigente deportivo, de dirigente de Conmebol, de gestión de Aeronáutica Civil, y hablar con la gente de LAN para que pudieran embarcar, y con el presidente de El Nacional al límite del pugilato porque el hombre estaba muy ofendido”, le cuenta Juez a Olé , con alegría por lo ocurrido. Y de paso, recuerda la charla motivadora a los pibes del Sub 20 unos días después, antes del triunfo con Venezuela que lo clasificó al Mundial.

-Ahora sos ídolo en Tucumán...

-Me gané el mote de talismán de la buena suerte y ahora los tucumanos me querían llevar a Colombia. Yo me llego a mover de acá (Quito) y me pegan un voleo en el orto y me hacen abrazar la Luna. Como embajador no puedo salir de acá. Y los chicos del Sub 20 me quieren llevar a Corea. Me van a sacar los dientes a patadones. Tocó estar en el momento justo, en el lugar indicado. Hicimos un gran esfuerzo y encima fue coronado por resultados positivos. No hice nada que no corresponda de un embajador. Probablemente algunos no se animen por miedo al ridículo.

-Entre Atlético Tucumán y la Sub 20, tuviste muchas emociones, ¿cuál sufriste más?

-Puse a prueba el corazón. Fueron dos sufrimientos absolutamente distintos, pero igual de intensos. En el de Atlético, era el club pobre que venía a un país que no conocía y que se le caía toda la estantería encima. Y los chicos del Sub 20, vi que fueron muy maltratados. No se lo merecían. Además, lo de Atlético fue una situación de imponderables y una gestión de cargarle al hombro responsabilidades para que pudieran jugar. Lo de la Selección fue acompañarlos como un padre, no como funcionario.

-Después de todo lo que hiciste, te dieron ganas de entrar a jugar...

-Uff, yo hacía jodas. Le dije a Lavallén que mientras se cambiaban, yo entraba de 5, diez minutos me la banco. No sabés los nervios que tenía. Pensaba: “No van a jugar en el momento más importante de su historia por una cuestión reglamentaria y por un problema que no les corresponde a ellos”. Había un capricho muy grande. Al día siguiente los periodistas de acá me dieron para que tenga y guarde. Me trataban más como barra que como dirigente diplomático. Después llegaron a la conclusión de que cada uno defiende los intereses de su país, y yo estaba defendiendo los de Argentina, representada por Atlético Tucumán. Se la agarraron muy mal con el presidente de El Nacional. Lo trataron de lo peor porque salió a jugar cuando ya lo tenía ganado en el escritorio.

Una semana de gloria tuvo Juez. También Atlético de Tucumán y la Selección Sub 20, que contaron con su ayuda. Pero ojo, en octubre la Mayor irá, posiblemente, a definir la clasificación al Mundial a Ecuador. Por las dudas, que ande por ahí cerca...

G.I

Compartir

Comentarios