Ricardo Lescano tenía 44 años y era conocido como "El Potro Tucumano". Ya alejado de los escenarios y dedicado a su familia, falleció tras batallar contra una dolorosa enfermedad.

Nieto de un bicicletero del barrio El Palomar, en Banda del Río Salí, desde joven comenzó a buscarse su propio camino. Como colectivero fue haciéndose conocido, pues mientras manejaba, los pasajeros podían escuchar las canciones de su ídolo "El Potro" Rodrigo, a quien imitaba no solo en la voz, sino con un natural parecido físico. 

Esto lo llevo a dejar el volante y subirse a los escenarios, y recorrer todo el noroeste. Pasó por radios, tapas de diarios, afiches en las paredes y canales de televisión, dejando también canciones propias, como una dedicada a su anterior oficio de colectivero.

Luego vendió automóviles en empresa Alperovich Group. Ya su familia crecía y la música quedó como una distracción, pues había que pelearle a los tiempos difíciles. 

Castigado por una cruel enfermedad, un cáncer de estómago con el que batalló como un guerrero, fue "bajando el ritmo del laburo para dedicarme a compartir con lo míos cada minuto que me queda", confesó en diciembre último. 

GP.

Compartir

Comentarios