Hoy se formalizará en Asamblea la asunción del nuevo presidente de la Asociación del Fútbol Argentino. Se termina así el ciclo de la Comisión Regularizadora y, esta vez sin oposición en las listas tras el 38-38, comienza una nueva etapa.

Desde la muerte de Julio Humberto Grondona el 30 de julio de 2014, la Asociación del Fútbol Argentino se consumió en una lucha interna de poder que hoy cerrará un nuevo -y no necesariamente el último- capítulo con la formalización de Claudio Tapia como presidente.

El actual presidente de Barracas Central, equipo que milita en la Primera B Metropolitana, será el único candidato que se presentará esta tarde para tomar las riendas del fútbol argentino, luego de que en diciembre de 2015 Luis Segura y Marcelo Tinelli “igualaran” en los comicios en un irregular e inexplicable 38-38 cuando solo había 75 votantes. 

Como sucediera durante los 35 años de Grondona al frente de AFA, con la excepción de 1991 cuando el exárbitro Teodoro Nitti se animó a presentarse como oposición, la presidencia de la AFA será decidida con una lista única, que es justamente la que preside Chiqui Tapia.

Su llegada al cargo se basó en el apoyo clave de actores de mucho peso en el fútbol argentino. De hecho, sus vicepresidentes serán Daniel Angelici, presidente de Boca, y Hugo Moyano, presidente de Independiente; mientras que Víctor Blanco, presidente de Racing, será el secretario general.

Además, ratificará a dos aliados fundamentales en su cruzada por presidir AFA; los hombres que le garantizaron el apoyo incondicional de todo el ascenso. Se trata de Daniel Ferreiro, vicepresidente de Nueva Chicago, quien seguirá como presidente de la B Nacional, y de Pablo Toviggino, quien se sostendrá como titular del Consejo Federal.

Fuera de esta nueva dirigencia quedarán dos nombres de muchísimo peso, representantes de dos colosos del fútbol argentino: Rodolfo D’Onofrio, presidente de River, y Marcelo Tinelli, vicepresidente de San Lorenzo, aún no tienen lugar.

Esto cambiaría con la creación de la Superliga, que saldría de la esfera de AFA y pasaría a estar bajo control de una nueva dirigencia. Allí, Tinelli, hasta hoy Secretario de Selecciones Nacionales, presidiría el campeonato de la Primera División con D’Onofrio como vice. 

GP.

Compartir

Comentarios