En el año 2006 eran 15.100 y en 2015 apenas subsistieron 9600. Preocupa la situación por el nivel más bajo desde 1994.

El número de empresas exportadoras del país cayó de manera alarmante durante la última década.

Mientras que en 2006 llegaron a ser 15.100 en total en 2006, el año pasado apenas sobrevivieron 9600 , lo cual equivale a una baja del -36,5%.

Los datos son escalofriantes, pero para recordar un período tan negativo hay que retrocederhasta 1994, cuando eran 8900, 700 menos que hoy.

Son datos del Ministerio de Producción, sobre la base de los movimientos registrados en la Aduana argentina, que denotan una retracción que preocupa y mucho.

Al respecto, vale decir que este descenso se registró aun cuando la adhesión de China a la Organización Mundial de Comercio, concretada a fin de 2001, y la consolidación del euro como moneda continental ayudaron a incrementar el comercio mundial en los últimos 15 años, más allá de algunas fluctuaciones en los años de crisis.

El informe presentado cataloga al dato como prueba flagrante de que la Argentina desperdició "el ciclo de súper commodities de la última década", que justamente se abrió con la incorporación plena de China al comercio global.

También se observa que, luego del boom de exportaciones abierto en el país tras la implosión del régimen de convertibilidad (se pasó de 11.000 a 15.100 empresas en el lustro siguiente a la megadevaluación del peso), el punto de inflexión llegó precisamente en 2006, "no casualmente el primer año de la década kirchnerista en que la inflación trepó a los dos dígitos para, desde entonces, nunca bajar de ese umbral, en un entorno de tipo de cambio planchado", indica el informe.

"Tras la traumática salida de la convertibilidad, muchas empresas aprovecharon el combo de demanda local algo deprimida y costos relativos bajos para colocar parte de su producción en el exterior. De ese fenómeno participaron mucho en ese momento las pymes", sostuvo al respecto Marcelo Elizondo, ex director de la Fundación ExportAR y hoy al frente de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI).

Lorenzo Sigaut Gravina, de la consultora Ecolatina, piensa del mismo modo y afirma que "la fuerte caída en la cantidad de empresas puede deberse a que muchas pymes que exportaban algo en esos años dejaron de hacerlo a medida que no les resultaba rentable o no encontraban la manera de competir con el exterior por el diferencial de costos. En esto tiene mucho que ver la apreciación cambiaria [del peso], pero no es lo único".

En el mismo orden de cosas, Juan Ignacio Fernández, economista jefe de la empresa Oikos, recuerda que mientras la inflación acumulada del mes de febrero del año 2006 a febrero de 2017 "llega prácticamente al 1100%, en ese mismo lapso el dólar estadounidense apenas se indexó 400 por ciento".

"Y si se evita la medición particular con el dólar y se considera el tipo de cambio real multilateral (una forma más amplia y adecuada de medirlo), se observa que en la última década retrocedió 44%", comentó por su lado Sigaut Gravina. Es decir, la paridad del peso con esas monedas cayó casi a la par con el número de exportadoras.

GP.

Compartir

Comentarios