Se trata de pequeñas lesiones benignas de la pared intestinal.

Las personas que consumieron antibióticos de manera importante entre los 20 y los 60 años presentan luego con mayor frecuencia pólipos, pequeñas lesiones benignas de la pared intestinal que pueden, a largo plazo, evolucionar en cáncer, según un estudio publicado el miércoles por la revista médica Gut.

Este estudio, que se suma a otros sobre el rol de la flora intestinal en la aparición de cáncer digestivo, se concentró en una muestra de 16.600 mujeres estadounidenses de más de 60 años que efectuaron una colonoscopía.

Entre ellas, a 1.195 se les detectaron pólipos, o ademona colorrectal.

Los autores del artículo publicado en la revista que depende del British Medical Journal, observaron que las que recibieron un tratamiento con antibióticos durante al menos dos meses acumulados entre los 20 y 39 años tenían en 36 % una probabilidad mayor de tener pólipos en el colon o el recto con respecto a las que recibieron tratamientos con antibióticos menores.

Entre las mujeres que recibieron antibióticos durante al menos dos meses entre los 40 y los 59 años, la frecuencia de pólitos es más elevada en 69 %, agregan los autores, en su mayoría egresados de la Harvard Medial School y de la Harvard TH Chan School of Public Health, en Boston.

El estudio constata una situación estadística pero no establece una relación de causa y efecto entre el consumo de antibióticos y la aparición de pólipos, advierten los autores.

Compartir

Comentarios