Jake Vella, de ocho años de edad, fue diagnosticado con una extraña enfermedad hormonal, la cual hace que su cuerpo gane peso, sin importar la dieta o el ejercicio que el pequeño practique.

El Síndrome de Obesidad de Rápido Comienzo con Disfunción Hipotalámica, Hipoventilación y Desregulación Autonómica (ROHHAD, siglas en inglés) hará que el niño siga subiendo de peso hasta perder la vida.

Los médicos no están seguros del tiempo que Jake seguirá respirando, pues menos de 100 personas en todo el mundo han padecido la extraña condición y ninguno logró rebasar la edad de los 20 años.

El síndrome también puede conllevar al desarrollo de tumores, así como sudoración excesiva y un ritmo cardíaco lento, entre otros síntomas. En el caso del niño, él ya tiene un tumor desarrollándose en su espalda.

A pesar de los desalentadores pronósticos Jake no se rinde, y por iniciativa propia quiso practicar deportes para estar lo más sano posible.

“Él tiene una vida normal, va a la escuela, toca la batería, pero tiene que ser muy cuidadoso de no enfermar. Tenemos miedo que el más pequeño resfriado traiga complicaciones severas”, dijo Maruska, la madre del menor en entrevista.

La situación que atraviesa el niño llegó hasta los oídos de otros padres de familia, quienes ahora animan a Jake desde las gradas para que logre finalizar los arduos triatlones infantiles.

En las redes sociales de Malta, la familia del infante es de las más queridas. Diariamente reciben mensajes de apoyo y animo para que el infante no detenga sus ejercicios.

Compartir

Comentarios