Un joven que era buscado por el crimen del preceptor Mario Gómez, quien fue hallado muerto en un departamento de Mar del Plata el jueves último, se entregó esta madrugada a la Justicia, aunque se negó a declarar ante el fiscal a cargo de la causa, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Luciano Almaraz (21), quien fue identificado en las imágenes registradas por la cámara de seguridad del edificio de la calle Corrientes al 220 de la mencionada ciudad balnearia, donde durante la mañana del 13 de abril fue hallado el cadáver del preceptor de 51 años.

Según las fuentes, en el video al que accedieron los investigadores se observa a Almaraz junto a la víctima ingresando al domicilio y luego retirándose del lugar en horas de la madrugada.

Además, indicaron que un tío del acusado, teniente de la Policía local, reconoció a su sobrino en las imágenes y se contactó con sus padres para darles aviso.

Tras el reconocimiento, Almaraz, que se encontraba en la casa de un amigo suyo, se dirigió junto a su tío a la Jefatura Departamental marplatense, donde se entregó.

Por su lado, el fiscal a cargo de la causa, Alejandro Pellegrinelli, dijo en el edificio de Tribunales que Almaraz se negó a declarar y que "se encontraba con algunas heridas cortantes en sus manos y dedos", por lo que "fue trasladado a la unidad de cuerpo médico donde se le harán exámenes de rutina, toxicológicos y de ADN".

Pellegrinelli también adelantó que el joven, a quien no se le hallaron antecedentes penales, será trasladado a la Unidad Penitenciaria 44 de Batán hasta el próximo lunes 17, día en que será llevado nuevamente a Tribunales para ser indagado por segunda vez, acompañado de sus abogado defensor, Eduardo Carmona.

Respecto a la investigación, el fiscal comentó el caso "se trataría de un homicidio simple" y que la víctima "habría sido atacada con un arma blanca en la zona de la cadera, el bajo abdomen, el cuello y la zona de la vena yugular", por lo cual "perdió mucha sangre, lo que le provocó la muerte de inmediato".

El cuerpo de Gómez fue hallado en su departamento, ubicado en pleno centro de Mar del Plata, con signos de haber sido apuñalado y tirado en el piso de su cocina desnudo.

El cádaver fue encontrado cuando los vecinos vieron en el pasillo manchas de sangre y pisadas, por lo que se comunicaron con el servicio de emergencias 911.

Al llegar al lugar, los policías observaron que la puerta del departamento estaba abierta y constataron que las pertenencias de la casa habían sido revueltas.

Los investigadores del homicidio, en tanto, no descartan que el asesinato pudo haberse cometido por cuestiones vinculadas a relaciones sentimentales, motivo que intentará esclarecer el fiscal durante la declaración indagatoria citada para el próximo lunes.