Mejora su formación física y su autoestima, potencia sus valores sociales y su relación con el entorno. Además se divierten. Si te falta alguna razón para motivar a tu niño a hacer ejercicio la encontrarás aquí.

Aparte de practicar deportes individuales o colectivos hay otro tipo de actividades rutinarias que pueden favorecer la formación y preparación física de los más pequeños. Son las siguientes:

A través de tareas cotidianas

  • Caminar y pasear.
  • Subir y bajar escaleras.
  • Desplazarse en patineta o monopatín.
  • Ayudar a tareas domésticas.

A través de actividades físicas dirigidas

  • Educación física escolar.
  • Práctica de juegos y deportes.
  • Desarrollo de las cualidades físicas.
  • Condición física.
  • Expresión corporal.
  • Actividades en la naturaleza.

Actividades físicas dirigidas en el tiempo libre

  • Ir a clase de baile, gimnasia, natación...
  • Entrenar en un equipo deportivo.

A través de actividades físicas espontáneas

  • Juegos infantiles.
  • Juegos de calle y patio: el rescate, el pilla-pilla, el juego del pañuelo, el escondite, etcétera.
  • Bailes y danzas.
  • Juegos y actividades deportivas y recreativas:
  • Jugar al fútbol en la calle.
  • Jugar al voley-playa.
  • Nadar en el mar o en la piscina.
  • Ir de excursión con la bicicleta.
  • Hacer senderismo.

 

Compartir

Comentarios