Ojos bien abiertos, contemplación y asombro. Familiarizados con las costumbres agrarias, los niños de la Escuela 210, Gregorio Aráoz de Lamadrid, de La Aguadita, dejaron correr la curiosidad al adentrarse al mundo artístico durante una visita al Museo Timoteo Navarro.

Más de 40 pequeños de una comuna rural que visitaron San Miguel de Tucumán para participar de la presentación del programa Conociendo Nuestros Museos en el marco de la Semana de los Museos. Un ciclo que incluye, además, recorridos por las salas del Museo Folclórico y la Casa Padilla.

De la presentación participó Salvador Díaz, director de Acción Cultural del Ente Cultural de Tucumán, que explicó: "la idea es que los chicos que visitan nuestra capital puedan conocer todos los museos de la provincia, incluyendo la Casa Histórica. Alumnos de Cruz Alta, Las Salinas y La Aguadita, por ejemplo, que podrán romper el mito de que los museos son aburridos. Podrán disfrutar, además del patrimonio artístico, del trabajo de artistas tucumanos como los cuentacuentos y el Elenco de Variedades".

Anahí Díaz, docente y tutora escolar, manifestó que “por primera vez los alumnos pueden conocer un museo. Una posibilidad muy linda y cargada de emociones”. La maestra contó que sus alumnos participarán de un espectáculo de títeres y de un taller ambientalista.

Cristina, Tamara y María, tres pequeñas de ocho años, junto a su maestra, Raquel Sobrino, contaron que se sorprendieron al observar que los colores, las pinturas y las esculturas estimulan los sentidos, como ocurre cuando recorren los campos cercanos a sus casas.
Museo-Timoteo-Casa-Padilla-NN-5“Me gustó mucho ver cuadros tan grandes y coloridos. Dibujos del tamaño de una casa”, dijo Tamara, mientras pegaba unas semiesferas de telgopor, durante la composición colectiva de un mural.

La maestra explicó que la comunidad educativa de la Escuela 210 está inserta en una localidad rural, donde las familias viven del limón y de la industria de la cerámica. "Son chicos que viven en el campo. Que disfrutan de las cosas más simples, como ir a pescar al río de la Aguadita o jugar en los limoneros. Vienen de familias muy humildes, y hoy pudieron descubrir una realidad nueva conocer los museos y aprender el valor del arte con fines lúdicos. Algo que nosotros siempre promocionamos desde la Escuela", finalizó.

GP.

Compartir

Comentarios