Reemplazó al párroco local y bendijo una docena de hogares.

El Papa Francisco visitó este viernes, en un desplazamiento no anunciado previamente, la localidad costera italiana de Ostia, en la periferia de Roma, donde bendijo una docena de hogares, informó la Santa Sede.

El Vaticano explicó que el Papa quiso con esta iniciativa ejercer de párroco y bendecir estas casas, como cada año hace el párroco de la zona en periodo pascual.

La decisión se enmarca en los llamados "viernes de misericordia", unas visitas sin previo aviso que comenzaron por iniciativa del propio Francisco durante el Jubileo Extraordinario de la Misericordia de 2016.

El Papa bendijo una docena de hogares de la comunidad de vecinos de Piazza Francesco Conteduca, 11, conversó con las familias y les regaló un rosario.

Hace dos días, según la Santa Sede, el párroco Plinio Poncina avisó a los vecinos con un cartel pegado en la puerta del bloque de que pasaría para darles la anual bendición pascual.

La sorpresa de las familias fue descubrir que, una vez sonó el timbre, quien estaba detrás la puerta era el Papa Francisco.

El pontífice argentino bromeó y pidió disculpas por las molestias, pero al mismo tiempo reconoció haber respetado las horas de reposo que siguen al almuerzo y que cumplen cada día los inquilinos del edificio, tal y como asegura un aviso colocado en el portal. 

GP.

Compartir

Comentarios