Depresión, ansiedad, dificultades para percibir la imagen personal y trastornos del sueño son algunos de los efectos negativos asociados al uso de redes sociales que reportaron 1.500 jóvenes encuestados.

La mala reputación de Instagram podría explicarse en la construcción de un mundo distorsionado por el uso de filtros.

Le sigue Snapchat, Facebook, Twitter y Youtube, que según el estudio es la única que tiene una calificación positiva.