Luego de la derrota con Brown de Madryn, el equipo de Diego Cagna volvió al tirunfo y está octavo en la tabla. Fue 2-0, con goles de Juan Galeano y Leonardo Acosta.

San Martín derrotó a  All Boys 2-0 en Floresta y se reconcilió con la victoria por la fecha 35 del Nacional B, después de perder en su cancha contra Guilermo Brown, de Puerto Madryn. 

Juan Galeano en la primera mitad y Leonardo Acosta, de cabeza en el complemento sentenciaron el resultado que le permite al Santo escalar en la tabla al octavo lugar, con 46 unidades, a 11 del equipo chubutense y a 16 del líder, Argentinos Juniors.

La primera oportunidad fue para el local. Después de un corner, Gastón García de derecha remató, el balón golpeó el vertical derecho y salió afuera. En 13', el Santo contestó con un buen zurdazo de Ramón Lentini que el arquero local echó al corner.

Volvió a inquietar el visitante con un disparo exigido del Pájaro Acosta que se perdió a un metro del arco de Nahuel Losada. 

La siguiente tuvo como protagonista nuevamente a Acosta, que despilfarró la ocasión más clara pegándole mal de derecha.

All Boys, otra vez con un corner, estuvo a punto de romper el cero con un despeje apurado de Esteban Goicoechea. 

Vino después el gol de Galeano (38'), que armó después una combinación perfecta con Lentini y la pelota se fue al corner, antes del final de la primera parte.

En 7' de la complementaria, un centro medido de Galeano para la cabeza de Acosta engordó el resultado en favor del conjunto albirrojo.

El equipo de Pepe Romero estaba sin reacción, pero a los 23' dispuso de un tiro libre de Juan Vázquez que dio en el palo izquierdo de la valla de César Taborda. 

San Martín controló luego a su adversario y volvió a llegar sobre los dominios del local, que quedó comprometido con el promedio del descenso (1.239), sólo un puesto arriba de los cuatro equipos que estarían perdiendo la categoría.

Tras seis partidos sin perder (con cuatro triunfos y dos empates), el cuadro de Diego Cagna había resignado tres puntos ante Brown, de Madryn, pero este triunfo lo acomoda en los promedios (1.393), lejos de los más amenazados.

GP.

Compartir

Comentarios