Una ciudadana boliviana quedó detenida luego de recibir el alta médica. Trasladaba 60 cápsulas ingeridas y entre sus ropas. Viajaba junto a su hijo de 9 meses. Un día después, en el mismo lugar una joven mendocina ocultó seis paquetes con cocaína en su bolso.

Gendarmería Nacional incautó 7 kilos de cocaína y detuvo a dos mujeres que viajaban en transportes público de pasajeros. Los procedimientos ocurrieron en Trancas.

En un procedimiento se detuvo a una pasajera mendocina que viajaba desde Salvador Mazza (Salta) a Tucumán. En el colectivo se negó a que controlaran su bolso de mano manifestando que  transportaba ropa sucia. Los gendarmes hallaron en su interior entre las prendas, seis paquetes rectangulares. Al someterlos a la prueba de campo narcotest resultó positivo para cocaína con un peso 6 kilos 235 gramos.

A su vez, el personal del Escuadrón 55 “Tucumán” mientras realizaba controles a la altura del peaje “Molle Yaco”, sobre la Ruta Nacional N°9, inspeccionó un transporte de larga distancia. Los uniformados controlaron ante testigos a una mujer de nacionalidad boliviana que viajaba junto a su hijo menor de 9 meses, desde La Quiaca con destino Buenos Aires. La mujer mostro  contradicciones en su relato sobre el viaje alertando a los uniformados.

En sus pertenencias y pañales del menor encontraron "cápsulas". Ante la pregunta sobre si habían ingerido las mismas, asintió. Inmediatamente se comenzó con el protocolo ante este modo de tráfico.

En el “Hospital Zenón Santillán” se le efectuaron placas radiográficas, confirmando la presencia de cuerpos extraños en la zona abdominal. Al finalizar la evacuación controlada de la ingesta de cápsulas, secuestraron un total de 765 gramos de cocaína. Quedando detenida e incomunicada a disposición del Juzgado Federal de Tucumán Nº 1, junto a su hijo en razón de ser extranjera sin familiares. Esta modalidad de narcotráfico es la más riesgosa para la vida.

G.I

Compartir

Comentarios