Efectivos de Infantería reprimieron a los trabajadores despedidos de Pepsico que mantienen tomada la fábrica de la localidad de Florida en defensa de sus fuentes de trabajo. Mirá el video


Unos 200 agentes de la Gendarmería Nacional y de Infantería desalojaron esta mañana la planta de la empresa multinacional Pepsico, ubicada en Florida, partido de Vicente López, que estaba ocupada por trabajadores que se quedaron sin trabajo tras el cierre del establecimiento, el 20 de junio último.

Además, las fuerzas de seguridad desmantelaron las carpas que habían sido instaladas en la puerta de la fábrica, en la calle Posadas al 1200. Los trabajadores resistieron el desalojo desde el techo del edificio.

"Vamos a resistir acá en el techo, y si algo nos pasa, hacemos responsable a Macri[Mauricio], a Vidal [María Eugenia] y a la jueza [Andrea Rodríguez Mentasty]", había advertido el delegado de la comisión interna Camilo Mones en referencia al Presidente, a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires y a la titular del Juzgado de Garantías N°3 de San Isidro, a cargo de la causa.

La policía avanzó hacia el lugar, hubo empujones y gases contra los trabajadores. Ahora, efectivos policiales están dentro de la planta. "nosotros dejamos la vida en esta fábrica y ahora dejamos la vida en la calle porque nos están reprimiendo. hacemos responsables al gobierno nacional y a la gobernadora, acá nadie vino a mediar, no vino nadie a negociar, no nos mostraron los papeles que tenian", contó una de las trabajadoras en diálogo con C5N.

Afuera, vecinos, estudiantes, obreras y obreros de la alimentación y de otros gremios, así como militantes de izquierda y organismos de derechos humanos se congregaron desde las primeras horas de hoy en las inmediaciones del ingreso a la planta, donde le dan su apoyo a los luchadores.

Camilo Mones, miembro de la comisión interna de los trabajadores de Pepsico afirmó: "Nos desalojaron pero la lucha sigue, que nos esperen en Mar del Plata (lugar donde está la otra planta de PepsiCo), en la Panamericana, en todos lados. Esto sigue en la calle porque vamos a continuar en la lucha".

Los trabajadores denunciaron que hay cinco detenidos por la represión ocurrida en la mañana en las afueras de la planta y se dirigen a la fiscalía para pedir su liberación.

En cuanto al accionar de las fuerzas de seguridad, durante el violento desalojo, los trabajadores denunciaron: "nos cagaron a palos ahí a arriba". 

Al respecto, Mones contó cómo fue el desempeño de las fuerzas de seguridad: "La policía rompió todo, le rompió la cabeza a varios compañeros. nos tiraron gases, estabamos negociando para bajar pacíficamente cuando infantería reprimió".

Además, explicaron que la polícía rompió un caño maestro de gas con los riesgos que eso implica para la planta. 

Pepsico cerró su planta de Florida, donde se fabricaban snacks salados, porque era "inviable" por "cuestiones logísticas y operacionales". Más de 500 personas se quedaron sin su fuente laboral. Según la empresa, la decisión es "inamovible", "irreversible". La multinacional operará desde su planta ubicada en Mar del Plata, pero esa sucursal no absorberá a los trabajadores cesanteados. Según explicaron fuentes de la empresa, "tomarán trabajadores de la zona".

En la fábrica trabajaban 691 personas: 155 que realizaban tareas administrativas fueron relocalizadas en otras oficinas, pero el resto -536 personas- quedó sujeto a aceptar o no las condiciones de indemnización que negoció la compañía con la Lista Verde, que responde a la conducción del sindicato de alimentos, en manos de Rodolfo Daer.

Quienes no aceptaron la indemnización decidieron llevar adelante medidas de fuerza: desde marchas en el centro porteño hasta la toma de la planta. La Agrupación Bordó, mayoritaria en la comisión interna en Pepsico y opositora a la Lista Verde, no apoyó la negociación por la indemnización.

G.I

Compartir

Comentarios