Las intensas inundaciones en el remoto nordeste de India, que comenzaron hoy su tercera semana, dejaron por ahora 60 muertos y casi dos millones de personas buscando cobijo en terrenos altos.

En el estado de Assam se registraron 45 muertes desde mediados de junio, según indicó la autoridad de gestión de desastres en Gauhati, la capital del estado.

En el cercano estado de Arunachal Pradesh, al menos 14 personas murieron el martes tras un deslizamiento de lodo en un pueblo.

Las inundaciones con víctimas mortales son habituales durante la temporada del monzón, que dura de junio a septiembre.

GP.

Compartir

Comentarios