Los dos aparecieron en un programa de televisión titulado "Diana, nuestra madre: su vida y legado", y aseguraron que no volverán a hablar de ella de manera tan abierta.

 

Dos décadas después de la muerte de la princesa Diana de Gales, sus hijos Guillermo y Enrique se sinceraron tras años de silencio como parte de un esfuerzo para mantener vivo su legado. 

A poco del 20º aniversario de su muerte, el 31 de agosto, los hermanos hablan públicamente de su madre y del dolor que les causó su muerte en un accidente de coche en París, así como de las causas que defendió. 

Guillermo, segundo en la línea de sucesión al trono de su abuela Isabel II, tenía 15 años cuando murió Diana y Enrique tenía 12. 

"Veinte años después, Enrique y yo sentimos que es un momento apropiado para sincerarnos un poco más sobre nuestra madre", dijo Guillermo. 

"No volveremos a hablar nunca más sobre ella de un modo tan abierto y público", aclaró. Los dos aparecieron en un programa de televisión titulado "Diana, nuestra madre: su vida y legado", emitido por la cadena ITV en julio. 

"Es la primera vez que hablamos (públicamente) de ella como madre. Probablemente era demasiado doloroso hasta ahora. Sigue siendo doloroso", explicó Enrique, que reveló recientemente que hace poco necesitó ayuda psicológica para lidiar con el duelo. 

Celebrando la vida de Diana 

No es el primer aniversario que se conmemora públicamente: en 2007, los príncipes presidieron un concierto benéfico en el estadio de Wembley y Enrique habló en una ceremonia de recuerdo.

Pero es la primera vez que los hijos del príncipe Carlos hablan sin tapujos sobre la desaparición de su madre. "Enrique y yo sentimos intensamente que queremos celebrar su vida", dijo Guillermo en aquel programa. 

En la emisión recordaron a una mujer divertida, el cambio en sus vidas tras la separación de sus padres y el dolor de la muerte. Para Patrick Jephson, que fue secretario privado de Diana, la decisión de los dos hermanos esconde un punto de rebeldía. 

"Durante gran parte de las últimas dos décadas, (Diana) fue un nombre que no podía mencionarse en círculos reales", dijo a la AFP. 

"Así que, con un punto desafiante y determinado, sus hijos han salido a decir no, hay muchas cosas buenas que recordar, celebremos su vida". 

GP.

Compartir

Comentarios