Por un motivo ajeno a Samsung, algunos Note 4 podrían quedar en llamas.

El Galaxy Note 7 es célebre por su tendencia a prenderse fuego, fruto de un diseño que no tenía tolerancia para las imperfecciones en la fabricación de las baterías.

Ahora la Comisión de Protección de los Consumidores alerta, en Estados Unidos, que los Galaxy Note 4 (que están en el mercado desde 2014) podrían sufrir un destino semejante. Pero por otra razón: encontraron que algunos de los Galaxy Note 4 reacondicionados para AT&T por FedEx llevan baterías falsas, y esas baterías son las que están funcionando mal, con el peligro de que se prendan fuego. Hasta ahora hay solo un reporte de una batería para este modelo que se haya recalentado al punto de prenderse fuego.

Para Samsung es un alivio que el problema con el Note 4 no sea su responsabilidad, pero no que el alerta suceda una semana antes de la presentación del Galaxy Note 8 en Nueva York, el miércoles de la semana próxima.

G.A.

Compartir

Comentarios