El presidente de México se dirigió a los medios luego de que un terremoto de 8.2 grados de magnitud sacudiera el país

El presidente de México Enrique Peña Nieto informó a los medios a través de una conferencia de prensa que cinco personas perdieron la vida luego de que un sismo de 8.2 grados de magnitud sacudiera el país. "No debe haber pánico mayor, sin actuar con prevención, estar alerta y atender la llamada de Protección Civil", remarcó el mandatario quien también añadió que se trató del terremoto "más fuerte de los últimos años de la historia" de México.

Peña Nieto destacó que se tiene registro de al menos tres personas fallecidas por la caída de una barda en San Cristobal de Casas, en la localidad de Chiapas. Por su parte, el gobernador de Tabasco, Arturo Núñez, indicó que uno de los niños murió al derrumbarse una pared, mientras que el otro era un bebe que falleció en un hospital infantil que se quedó sin electricidad, lo que detuvo el respirador del pequeño. El presidente también ratificó la suspensión de clases en once distritos mexicanos.

El líder mexicano pidió a la población revisar los inmuebles y, si es que se registran daños o fugas de gas, reportarlo y no regresar a los hogares. "Estemos en alerta, atentos, haciendo valoración completa de los datos", remarcó y anticipó que llevará algunos días tener una información precisa de la situación.

Si bien hay cinco personas fallecidas, Peña Nieto informó que hasta el momento no hay reportes de daños o afectaciones mayores.

Según informó el presidente mexicano, hasta el momento se han registrado 65 réplicas menores a 6.5 grados en distintas regiones del estado de Chiapas.

Ante la alerta de Tsunami, Peña Nieta informó que no se desestima pero que lo "más importante son las réplicas". Los reportes son de un oleaje no mayor a 4.2 metros de altura, por lo que se avanzó a evacuar las zonas costeras y que se instalaron puntos de albergue donde puede haber riesgo.

G.I

Compartir

Comentarios