Con la llegada del pivot cordobés, el 'beibi' completó su plantel para jugar una nueva edición del torneo federal.

Al equipo de José García le estaba faltando una pieza dentro del engranaje que pretende ensamblar de cara al inicio del Torneo Federal. La importancia de un hombre grande que se bata en la zona pintada, desvelaba de ansiedad a todos. Por ello, el arribo de Diego “Chipi” Brezzo, cerró a la perfección el esquema de lo planificado.
 
El pívot, oriundo de Altos de Chipión, inició su carrera en el básquet nacional cuando a los 14 años se fue a jugar a Atenas de Córdoba donde hizo todas las formativas y salió campeón nacional con el equipo griego en Juveniles.

Luego pasó por varios clubes como Banda Norte, Tomás de Rocamora, 9 de Julio de Río Tercero, jugando Liga Nacional, y en las últimas temporadas en Oberá Tennis de Misiones  y en  BHY Tiro y Federal en el TNA. Precisamente en el club misionero tuvo como compañero a Víctor Hugo Cajal, jugador al que disfrutó demasiado por sus mágicos pases en la zona pintada para que él, sólo tuviese que definir en la canasta.
 
“Chipi” se mostró contento con su llegada al club, al que supo enfrentar varias veces con los equipos  en los que jugó: “Se armó un lindo grupo. Con pretensiones de pelear bien arriba, por lo que queremos hacer una buena pretemporada al inicio de la competencia”. Además señaló lo importante de conocer el equipo para llegar a buen puerto. “Va ser clave como podemos ensamblar la experiencia de cada uno de nosotros y plasmar eso en el campo, en el juego. Allí es donde podremos, si hacemos las cosas bien, marcar la diferencia”, sostuvo el gigante cordobés de 2,05 m y 33 años.
 
Con plantilla completa, el aire que se respira en Suipacha 1160, es de puro optimismo. La actividad de pretemporada se profundiza con los trabajos de fundamentos tácticos técnicos y los conceptos de juego, sin descuidar la parte física.

G.A.

Compartir

Comentarios