Un grupo de adolescentes se les acercó cuando ellas charlaban. Tras cruzar algunas palabras, las atacaron.

Dos chicas de 12 años fueron víctimas de abuso sexual y de robo luego de que se escaparan de la casa de una de ellas y concurrieran a una plazoleta del barrio porteño de San Telmo, informaron ayer fuentes policiales.

Si bien las víctimas con sus familiares radicaron la denuncia, los efectivos policiales no lograron dar con los agresores pese a que, se presume, los tenían identificados.

El hecho ocurrió en la madrugada de viernes, luego de que una de las niñas le pidiera permiso a su madre para ir a dormir a la casa de otra chica en la calle Tacuarí al 800.

Mientras se encontraban allí, cerca de la 1.30, la chica que reside en esa vivienda le dijo a su amiga que se quería ir de la casa porque se había peleado con su madre y le propuso salir a la calle para encontrarse con unos amigos.

Según indicaron las fuentes, luego de ese encuentro, las chicas comenzaron a caminar en dirección a la avenida San Juan y Piedras, donde hay una plazoleta.

A los pocos minutos de haber llegado a ese espacio público se les acercaron varios jóvenes y una chica que les comenzaron a hablar. No trascendió sobre qué dialogaron o si los recién llegados las abordaron con intenciones de robarles.

En determinaron momento, los jóvenes -una fuente indicó que se trataría de adolescentes- tomaron a las chicas del cuello de forma violenta y les sacaron la campera y las zapatillas. Luego de doblegarlas, las llevaron a un costado de la plazoleta y ocultándose en unos arbustos abusaron de ellas.

Tras lo ocurrido, las chicas concurrieron a la comisaría 4ta. de la Policía de la Ciudad, donde relataron lo que les había ocurrido minutos antes en la plazoleta, y personal policial luego se comunicó con sus familiares para notificarles lo sucedido.

Además, se dio intervención a la Brigada de Asistencia a la Víctima, se aplicó el protocolo para los casos de violencia sexual y se dio intervención a un médico legista que corroboró las lesiones de las víctimas.

A raíz del hecho, se abrió una causa por abuso sexual y robo en la fiscalía de instrucción 51 a cargo de Nancy Olivieri, que dio instrucciones para dar con los agresores y recolectar pruebas.

Fuente Diario El Tribuno

Compartir

Comentarios