El ciclón que azotó Florida inundó casas, hundió botes, dejó a millones sin electricidad y derribó enormes grúas en construcciones.

Con vientos de hasta 210 kilómetros por hora, el huracán Irma azotó Miami y provocó grandes destrozos en autos, viviendas y árboles de la ciudad.

La tormenta de 640 kilómetros de ancho tocó tierra por la mañana, en los Cayos de Florida mayormente despejados, para luego iniciar una lenta marcha hacia la costa oeste del estado, con duros vientos golpeando Miami y West Palm Beach por el lado del Atlántico. De acuerdo con los pronósticos, podría golpear la poblada zona de Tampa-St. Petersburg el lunes temprano, aunque mucho más debilitado.

"Oren, oren por todos en Florida", pidió el gobernador Rick Scott en el programa "Fox News Sunday" mientras cerca de 116.000 personas en todo el estado aguardaban la tormenta en los refugios. "En medio de la tormenta será difícil, pero puedo decirles que vamos a hacer todo lo posible para asegurarnos de que nos ocupemos de todo el mundo", dijo el gobernador.

Tres personas murieron en Florida, aparte de las 27 personas que perdieron la vida durante el destructivo paso de Irma por el Caribe. Si bien el huracán bajó a categoría 2, el temor por su paso continúa.

En los bajos Cayos, electrodomésticos y muebles podían verse flotando, y la vocera del condado Monroe, Cammy Clark, dijo que las aguas del océano estaban llenas de peligros para navegar, incluyendo botes hundidos y navíos sueltos. Se desconoce el alcance total de la furia desatada por Irma.

Un aparente tornado generado por Irma destruyó seis casas rodantes en Palm Bay, a cientos de millas de distancia a lo largo la costa estatal en el Atlántico. Una inundación fue reportada en la carretera Interestatal 4, que cruza la zona central de Florida.

En el centro de Miami, dos de las dos decenas de grúas para la construcción cayeron por el viento. No hubo heridos pero las imágenes fueron impactantes.

Las autoridades impusieron toques de queda en Miami, Tampa, Fort Lauderdale y muchas zonas del resto del sur de Florida, y fueron reportadas varias detenciones de personas que no los respetaron.

En Fort Lauderdale, reconocida zona de comercios, un grupo de personas rompió una vidriera y entró a un local de ropa deportiva para llevarse todo lo que podían.

Al menos 3,3 millones de hogares y negocios de todo el estado se quedaron sin electricidad, y funcionarios de servicios públicos informaron que tomará varias semanas restaurar la electricidad a todos.

Mientras tanto, el presidente Donald Trump declaró el estado de catástrofe natural para Florida. Esta medida medida de emergencia permite desbloquear fondos y medios federales suplementarios para abastecer a la península azotada por el huracán. Además, anunció que visitará muy pronto la región.

G.I

Compartir

Comentarios