Éstas pérdidas se darían en el caso de que en muchos de los distritos que hoy están afectados por las lluvias no se pueda sembrar la cosecha gruesa entre los meses de setiembre y octubre, explicó a LV12 el tesorero de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa, Horacio Salaverry.


Las lluvias desatadas el fin de semana profundizaron la crisis hídrica en las provincias de Buenos y La Pampa. Según cálculos de entidades productivas, en Buenos Aires hay 4 millones de hectáreas bajo agua y otras 2 millones en La Pampa, lo que en conjunto representan pérdidas por 500 millones de dólares.

El fenómeno climático afectó sensiblemente la producción ganadera _de leche y de carne_ y en algunas regiones está impidiendo la siembra de maíz temprano, tal como reveló ayer el informe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA), de la Bolsa de Rosario.

"La situación se agrava", afirmó el tesorero de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Horacio Salaverry, quien recordó que "hace varios meses" que los productores agropecuarios sufren las inundaciones y las lluvias del último fin de semana, que registraron 80 milímetros en la media, "hizo aún todo mucho más complicado. El productor ya se encontraba con muchos problemas, sobre todo en ganadería y lechería y una afectación de casi 150.000 hectáreas de trigo que no se pudieron sembrar, tanto en Buenos Aires como en La Pampa", dijo Salaverry.

El ruralista dijo que la situación de La Pampa es sumamente extraña porque es una zona en la que habitualmente se daban sequías y hoy hay lugares en los que los productores tienen más de 20 centímetros de agua en el territorio.

Sostuvo que, sobre la base de un relevamiento de la entidad, hay 11 millones de animales afectados y el 60% de la lechería comprometida con una pérdida de producción de casi el 20%, aunque ahora hay que hacer un nuevo sondeo por las lluvias del último fin de semana.

Indicó que "el 70%" del partido bonaerense de General Villegas -en el extremo noroeste de la provincia- "hace quince meses que está bajo agua, totalmente anegado", cuando supo ser uno de los principales productores de maíz de la Argentina.

Salaverry estimó que "en el caso de que en muchos de los distritos que hoy están afectados no se pueda sembrar la cosecha gruesa entre los meses de setiembre y octubre nosotros entedendemos que las pérdidas pueden llegar a estar en los 1500 millones de dólares.  Ahora bien, en caso de que se pudiese sembrar la cosecha gruesa en determinados distritos podría llegar a disminuir la pérdida económica que se produciría".

El tesorero de CARBAP dijo que la entidad mantiene diálogo continuo con autoridades de la provincia de Buenos Aires y del Gobierno nacional, aunque "las medidas son paliativas" porque la crisis hídrica es estructural. 

"Lo que estamos viendo en estos momentos de qué manera el productor puede paliar la situación acuciante que se da básicamente en la ganadería. Lo que estamos pensando es que el productor necesita una incorporación de fondos frescos para poder financiarlos asi que estamos tratando de coordinar con el gobierno nacional y provincial de qué manera se puede ir dando asistencia a los productores", señaló.    

G.I

Compartir

Comentarios