El anuncio del gobierno nacional sobre la liberación del precio del combustible generó una serie de interrogantes respecto a la volatilidad que provocará esta medida en las estaciones de servicio. Desde la Confederación de Entidad de Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha) respaldaron la medida de la Nación y negaron que se vaya a producir una disparada en el valor.

"Compartimos esta medida del gobierno. A principios de año se había resuelto liberar los precios a partir del 2018 y durante este año se había pautado un ajuste trimestral del precio en función del precio del crudo, del valor del dólar y de los biocombustibles", destacó en LV12 Oscar Díaz, secretario general de la Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha).

"La última vez que se adecuó el precio fue en julio y ahora en teoría tendría que haberse ajustado en octubre. El Gobierno decidió adelantar la decisión de liberar los precios", advirtió. Y de inmediato añadió: "creemos que esto va a transparentar el negocio. Escuché cada cosa".

Cuando le consultaron si los precios de los combustibles podrían dispararse, dijo: "está YPF que es una empresa semiestatal, gestionada por el Estado, que maneja el 55% del volumen del combustible que se consume en el mercado argentino. Es altamente improbable de que esa compañía se preste a un tipo de acuerdo con las otras empresas petroleras para elevar el precio del combustible".

"El Gobierno también liberó la importación y exportación", aclaró.

Díaz recordó: "hasta el 2003 el precio era libre y nunca se prestó a ningún tipo de abuso".

"Este año el precio del combustible subió en promedio el 15%", precisó.

Y luego aseguró que: "hay muchas empresas que utilizan los aumentos de combustibles. No es que si aumenta un 5% el combustible el azúcar tiene que aumentar un 5%, a lo mejor la incidencia que pueda tener sobre el azúcar es un 0,5%. Es más fácil echarle la culpa al combustible".

GP.

Compartir

Comentarios