Lo dijo Cergio Morfil, abogado defensor de Ángel “El Mono” Ale, luego de que el Tribunal Oral Federal ordenara el cese de la prisión preventiva de los 12 imputados que hasta ayer seguían privados de su libertad. Para el letrado, "este juicio fue una suerte de déjà vu de procesos anteriores terminados, finalizados con sentencias absolutorias".


Los jueces Alicia María Noli, Domingo José Batule y Gabriel Eduardo Casas dispusieron el cese de la prisión preventiva de los 12 imputados del Clan Ale que permanecían privados de su libertad por asociación ilícita.

Con este fallo, quedaron libres Rubén Eduardo “La Chancha” Ale, Adolfo Ángel “El Mono” Ale, María Jesús Rivero, Fabián Antonio González, Víctor Alberto Suárez, Oscar Roberto Dilascio, Hernán Horacio Lazarte, Ernesto Santos Catulo, César Marcelo Manca, Carlos Rolando Ocampos, Enrique Lorenzo Chanampa y Sergio Francisco Parrado, pese a que el fiscal Pablo Camuña hizo reserva de recurrir el fallo en Casación.

"Es un paso menos para conseguir la liberación definitiva de un proceso totalmente irregular, atado desde las entrañas del kirchnerismo en su momento por cierta condescendencia con quien era la denunciante, la señora Trimarco, que perjudicó a todas las personas que estaban detenidas, pero por sobretodo a mi cliente que no tenía absolutamente nada que ver con los ilícitos imputados", sostuvo Cergio Morfil, abogado defensor de Ángel “El Mono” Ale.

Para el letrado, "este jucio fue una suerte de déjà vu de procesos anteriores terminados, finalizados con sentencias absolutorias y que ninguna de ellas indicaban haber ganado dinero proveniente de un delito que es lo que configura el lavado de activos, y tampoco que se constituía una asociación ilícita porque no existe una ligazón con ninguna de las personas en los delitos con los cuales se dice que es una asociación ilícita".

"Son esos juicios que terminan siendo paradigmáticos por lo que son las violaciones a las garantías", agregó. 

Morfil explicó que "en el caso de Ángel, entre que se produce la detención del primer grupo de personas, entre las que se encontraban, Rubén Ale y María Jesús Rivero, Ángel estuvo ligado al proceso, pero estuvo en libertad y se presentaba todas y cada una de las veces, entonces esto no significa que ya se terminó, falta menos para que se termine".

Según el abogado, "las pruebas reunidas han ido despintando de manera catastrófica lo que eran los elementos de cargo, así que era la crónica de una resolución anunciada, pero independientemente de eso todavía no terminó el juicio". 

En este sentido, indicó que "el proceso continuará todos los miércoles y en noviembre se producirían los alegatos de las partes"  

“Transcurrida la mayor parte del desarrollo de este juicio, ha desaparecido el peligro de entorpecimiento de la producción de prueba. Y el cumplimiento de la prisión domiciliaria sin haberse producido ningún intento de fuga, sin perjuicio de que ha sido cumplida mediante el sistema de control electrónico, ha hecho desaparecer también ese riesgo. Con lo cual, ha recuperado plena vigencia el derecho de seguir el juicio en libertad, teniendo en cuenta los tiempos de detención que llevan los imputados”. Fueron los argumentos del Tribunal Oral Federal que ordenó la libertad de los 12 imputados.

G.I

Compartir

Comentarios