Un operativo de seguridad desarrolló la Policía de la provincia conjuntamente con Gendarmería y la Policía Federal arrojó en la noche del miércoles un total de 63 vehículos secuestrados por diversas infracciones o falta de documentación y 55 personas detenidas.

El férreo control “sorpresa” de las fuerzas de seguridad desplegado en el Gran Tucumán tuvo como objetivo neutralizar hechos delictivos y hacer cumplir la ley Nacional de Tránsito. El despliegue fue reforzado por el helicóptero de la Policía Federal que sobrevoló los diferentes puntos.

El comisario Leandro Herrera, jefe de Operaciones Policiales de la Policía, y a cargo del operativo, explicó que “los controles se montaron en distintos barrios de capital, Yerba Buena, Alderetes, Tafí Viejo, Banda del Río Salí” y otros puntos de las Regionales Norte y Este, “en el marco del programa de prevención “Tucumán Activa”, realizado por el Consejo de Complementación de la provincia, integrado por la Policía y las fuerzas Nacionales”, precisó.

Todas las áreas del Sistema Integrado 911, la Dirección de Investigación Criminal y Delitos Complejos, efectivos de las Regionales y, en apoyo con la Policía Federal, realizaron medidas de prevención, con controles vehiculares en calles de los municipios y barrios como Villa 9 de Julio, Juan XXIII y barrio Sur. El jefe policial detalló que se retuvieron 55 motocicletas, siete automóviles -todos por carecer documentación- y se labraron además, 13 actas. En tanto, el número de personas aprehendidas alcanzó a las 55, por múltiples contravenciones.

“Los controles se vienes desarrollando todas las semanas y en diferentes zonas, según el análisis que realizamos previamente del mapa del delito. Estamos realizando un trabajo articulado con las fuerzas Nacionales y eso, redunda en el bienestar y la seguridad de todos los tucumanos”, finalizó el comisario.

Compartir

Comentarios