Silvia Furque, representante de Aldo Martínez aseguró que Nadia Fucilieri se negó a declarar y que pidió un cura para confesarse.

Nadia Fucilieri, la mujer que mató a sus hijos durante la madrugada del 4 de octubre, fue presentada en Tribunales para que se le notificara que se la acusa de doble homicidio agravado por el vínculo y por alevosía. 

Este último agravante, según confiaron fuentes judiciales, se basa en que la acusada atacó a los niños -Marcelino (4) y Pía (2)- mientras dormían.

Cuando se le consultó a la joven si quería declarar y si había comprendido la acusación, la mujer respondió con la misa frase: "me abstengo". 

Fue lo único que dijo durante su corta visita al despacho del fiscal Diego López Ávila días atrás. 

Silvia Furque, representante de Aldo Martínez, padre de los pequeños, dijo que ahora se espera la conformación de una junta médica para evaluar el estado de Fucilieri, de 29 años.

"Se abstuvo de declarar. Es una de las posibilidades que tiene la defensa. Y su defensa le dijo que se abstenga de declarar, lo que no significa que es culpable o inocente. Si no que hay que probar un poco más porque no tenemos la palabra de ella de qué es lo que pasó en realidad", contó en LV12.

Aclaró: "como rol de querellante en sí no asumimos. Él está bastante dolido y se imagina ser la mujer con la que estuvo seis años de su vida, que terminó de una forma no convencional porque porque ella lo saca de la casa a él. Dice que no quiere estar a cada rato hostigando a la Justicia para que haga lo que tenga que hacer, quiero que la Justicia actúe sola. Tenemos que presentarnos para que nos den información".

"Ella está en la cárcel común. Le están corriendo los 10 días para el pedido de prisión preventiva. Del modo y con la tranquilidad con que se presentó en Tribunales y la forma que caminaba y miraba no era la de de una persona extraviada, no era la de una persona desquiciada. Caminaba con la tranquilidad como si se hubiera sacado una mochila de encima. Ella estaba con su cara pintada, caminaba mirando al frente como si no debiera nada a nadie", detalló.

Y luego aseguró: "no está medicada. Hizo llamar a un sacerdote que es amigo del matrimonio. El Padre dijo que la vio muy bien. No estaba alterada, ni nerviosa, ni agresiva. El Padre no la vio muy intranquila que digamos".

"Creo que va a un pedido de prisión preventiva por 24 meses. En esos 24 meses tenemos que hacer la Junta Médica. Hay muy poco para probar", anticipó. 

Por último, explicó: "esas evaluaciones las tenía el fiscal. No las pudimos ver todavía. Incluso de ella no hay informes. Los informes son de los familiares de ella".

GP.

Compartir

Comentarios