Hoy se celebra el día de una de las comidas más ricas y de las que más variedades existen en el mundo.

Cada 3 de noviembre, se celebra el Día Mundial del Sandwich en coincidencia con la fecha de nacimiento del inglés John Montagu, IV Conde de Sándwich, a quien le gustaba comer sin ensuciarse sus dedos mientras jugaba a las cartas, motivo por el cual comenzó a comer un trozo de carne entre dos rebanadas de pan para no ensuciarse las manos y seguir jugando.

En cuanto a lo que se sabe del creador de la comida preferida a nivel mundial. según el sitio abc.com, John Montagu (1718-1792) era un hombre importante en su época. Había sido educado en los mejores colegios, ocupó cargos importantes como embajador plenipotenciario, primer lord del Almirantazgo, lord Justicia, vicetesorero adjunto de Irlanda... pero su nombre no se recuerda por sus méritos.

No está claro si el famoso sándwich lo inventó él, o su cocinero, que tuvo que idear una comida con la que el conde no se manchara las manos mientras jugaba a las cartas porque éste era un jugador empedernido que podía pasar días y noches sin apartarse de la mesa de juego. Carlos Fisas relató en sus "Historias de la Historia" (Planeta, 1985) que la vida privada del cuarto conde de Sandwich fue «un tanto escandalosa». Su esposa, lady Dorothy Fane, de la que se separó, pero no se divorció nunca, fue declarada loca por un tribunal, mientras que su amante, una joven cantante de 17 años llamada Martha Ray, con la que vivió en concubinato, fue asesinada en la Opera House de Covent Garden. Todo aquello hizo correr ríos de tinta en la época, pero "hubiera quedado en el olvido a no ser por la pasión que le inspiraba el juego", según Fisas.
Cuentan que durante las largas negociaciones de la Paz de Aquisgrán , que se prolongaron durante dos años, cuando tuvo lugar la partida de cartas en la que nació el sandwich. John Montagu IV había sido enviado en 1746, en la delegación que representaba a la emperatriz María Teresa, y dedicaba sus ratos de ocio a jugar a los naipes. Su pasión «era tal, que no se levantaba de la mesa ni para comer», cuenta Fisas. Su cocinero ideó entonces una solución: le sirvió un filete de buey entre las dos mitades de un panecillo.

En la sala blanca del Ayuntamiento de Aquisgrán se pueden ver los retratos de los ministros que acabaron con la guerra sucesoria de Austria, entre ellos el del conde de Sandwich. Es «el más conocido» de todos, "famoso por haber inventado el famoso plato que lleva su nombre", señalan en la web oficial.

"La idea tuvo éxito y pronto se puso de moda, hasta tal punto que en las reuniones aristocráticas se empezó a servir lo que, desde entonces, se llama un sándwich", recogía el fallecido escritor y colaborador radiofónico de Luis del Olmo.

GA.

Compartir

Comentarios