El lenguaje es un elemento fundamental dentro de la sociedad. Y al tratarse de las personas con discapacidad auditiva, la lengua de señas se constituye en un pilar necesario para la interacción y el acceso a los servicios públicos.

El lenguaje es un elemento fundamental dentro de la sociedad. Y al tratarse de las personas con discapacidad auditiva, la lengua de señas se constituye en un pilar necesario para la interacción y el acceso a los servicios públicos. Por este motivo, el hospital Avellaneda cuenta con un personal único que sabe comunicarse con personas sordomudas.

La dirección del hospital a cargo de Luis Medina Ruiz propuso al personal hacer una capacitación para lengua de señas. Es así que Mariana Minichillo aceptó el desafió y hoy es el nexo de comunicación entre el médico y el paciente sordomudo.

Una de las primeras pacientes en gozar de este beneficio fue Silvana. Una joven de 21 años que a los dos años se le detectó el problema de sordera. Casada con una persona que presenta la misma patología, tiene dos hijos y lleva una vida totalmente normal.

Pero la joven tuvo un inconveniente cuando se le presentó un problema de salud porque no todos podían entender sus necesidades. Silvana llegó al hospital por diversos dolores por un cuadro biliar, donde la acercaron al sector donde trabaja como administrativa Minichillo. Desde ese momento, la conexión entre ambas fue exitosa porque los profesionales podían conocer qué sentía la paciente.

"Ella es nuestra segundo paciente. A mí me encanta este trabajo porque es algo que nos hace ver que no tenemos límites para la atención del paciente. Aquí podemos atender a todos", aseguró Minichillo.

Según informaron los médicos responsables, la paciente debió ser intervenida quirúrgicamente. "Los médicos se mostraron muy interesados en comunicarse con ella, por eso me pedían que les enseñe a decir buenos días, a que se puedan presentar y explicarle su situación", comentó Minichillo.

GP.

Compartir

Comentarios