El prelado de San Isidro ocupará el lugar de monseñor José María Arancero, quién estuvo al frente del CEA durante dos períodos

El obispo de San Isidro y saliente presidente de Cáritas, monseñor Oscar Ojea, fue elegido este martes por la tarde por sus pares como el nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) para los próximos tres años, en reemplazo de monseñor José María Arancedo, que estuvo al frente por dos períodos.

El obispo fue electo en el marco de la 114 Asamblea Plenaria del Episcopado, que tuvo lugar en la casa de ejercicios El Cenáculo-La Montonera, en la localidad bonaerense de Pilar.

Ojea, de 71 años, fue elegido por más de un centenar de obispos, al igual que las nuevas autoridades del organismo eclesiástico que durarán hasta el año 2020.

El prelado sanisidrense será secundado por el cardenal Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires y el obispo Marcelo Colombo, de La Rioja, en las vicepresidencias primera y segunda, respectivamente. En tanto, el obispo de Chascomús, monseñor Carlos Malfa, fue reelecto como secretario general del episcopado por un segundo trienio.

 Según consignó la agencia DyN, fuentes eclesiásticas informaron que la flamante comisión ejecutiva de la CEA evalúa pedir una audiencia con el presidente Mauricio Macri a modo de “saludo protocolar”.
 
Durante el encuentro, que duro dos días, los obispos conversaron sobre el perfil y desafíos pastorales de la Iglesia en la Argentina para los próximos años.

Hoy, tras la misa matinal, se inició la preparación del proceso eleccionario con una meditación de monseñor José Ángel Rovai (obispo emérito de Villa María) sobre el servicio que presta la CEA y sus autoridades a la Iglesia.

También se realizaron reuniones en círculos menores para conversar sobre los posibles candidatos y por la tarde se inició el proceso electivo con las votaciones.

G.I

Compartir

Comentarios