Es un día en el que las personas que así lo deseen pueden donar parte de su sangre para que pueda ser utilizada por personas que la necesitan.

 

El establecimiento de este día viene recogido en la Ley 25.936, la cual establece este día como concienciación y sensibilización de la población para promover e intentar que la población cada vez más realice esta práctica tan importante para muchas personas, de una manera voluntaria y personal.

Los objetivos que se pretenden conseguir en este día son:.

Concienciar a la población sobre la gran responsabilidad de poder salvar vidas humanas.

Mejorar la salud de muchas personas.

Animar a la población a convertirse en donantes de sangre.

Fortalecer todas aquellas unidades necesarias para aumentar los bancos de sangre.

La donación de sangre es un método a través del cual y pasados unos requisitos médicos una persona cede parte de su sangre para poder ser utilizada por personas enfermas, víctimas de accidentes, etc. Este método se rige por las normas establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), por lo que no supone ningún riesgo para la persona que dona. Esta práctica sigue siendo vital en la humanidad ya que no existe sangre artificial que pueda ser utilizada por el ser humano.

Para poder donar sangre se requieren los siguientes requisitos:

Ser mayor de edad, es decir, tener una edad entre los 18 y los 65 años.
Tener de peso más de 50 Kg.

No padecer ni haber padecido una enfermedad que pudiera transmitirse por la sangre.

En el momento de la donación la tensión diastólica debe de estar por debajo de 10, mientras que la sistólica no debe superar los 18.

Haber desayunado y no acudir a la cita en ayunas.

No haber recibido transfusiones de sangre.

Superar una entrevista personal.

Exite un gran número de razones para la práctica de la donación de sangre. Hay muchas personas enfermas que necesitan transfusiones de sangre debido a su enfermedad, otras son víctimas de accidentes de tráfico, doméstico, etc. cuyas miembros del cuerpo se han podido ver afectados notablemente, enfermos de cáncer, etc. Con esta sencilla práctica se puede devolver la sonrisa a un enfermo que sin ella hubiera acabado muriendo. Se trata de un gesto de generosidad por parte de todos aquellos que colaboran y que con su sangre saben que pueden ayudar a otros a vivir.

Fuente dia-de.com

Compartir

Comentarios