La central obrera analizó los 140 puntos del proyecto y criticó los artículos sobre el cálculo indemnizatorio, las funciones laborales y la concepción sobre el empleo.

Tras la reunión de el consejo directivo de la CGT, en la que se analizó el proyecto oficial de reforma laboral, luego de haberse encontrado reiteradas veces, en los últimos días, con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, la central obrera fue tajante en su rechazo.

"No estamos de acuerdo con la reforma laboral tal como fue presentada. No hay ningún avance como se manifestó en algunos medios", dijo al tomar la palabra Héctor Daer.

El triunvirato que integran también Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña ya había anticipado ayer que no habrá reforma laboral que apruebe el Parlamento tal como el proyecto original del Gobierno nacional lo plantea. 

"La línea roja está sobre la ley de contrato de trabajo", aseguró Schmid y dijo que "la CGT rechaza rotundamente el corazón y el espíritu de la iniciativa macrista".

El propio secretario Gremial de la central obrera, el camionero Pablo Moyano, señaló desde Roma -donde fue recibido por el Papa Francisco- que antes de firmar "la reforma laboral original del Gobierno los dirigentes de la CGT se cortarán las manos", y se comprometió ante el Sumo Pontífice a "luchar denodadamente contra esa iniciativa".

Su hermano, el diputado nacional e integrante del consejo directivo de la CGT Facundo Moyano, aseguró que el proyecto de reforma laboral original del Gobierno "no será negociado ni aprobado por la central obrera", y afirmó que habrá que medir el "peronismo real" de los legisladores para saber si lo aprueban o no, porque "ser peronista no puede ser algo abstracto".

Ell proyecto consta de 140 artículos que fueron analizados al detalle por un equipo técnico y un grupo de letrados. Cabe destacar que la CGT sólo debatió la reforma laboral, dado que en lo que refiere al capítulo previsional no se les ha presentado ningún tipo de iniciativa.

El lunes los abogados de la CGT habían señalado que el movimiento obrero no aceptará cambios en la Ley de Contrato Laboral, el cálculo indemnizatorio, las funciones laborales y la concepción sobre el empleo, aunque sí hubo algunos avances respecto del blanqueo laboral y la capacitación de los trabajadores.

Días atrás, Daer había señalado que la reforma original del Gobierno "no pasará por el Parlamento sin cambios", aunque diferenció el proyecto de la ley votada en Brasil, porque en ese país "se arrasó hasta con las convenciones colectivas".

Asimismo, aseguraron que el consejo directivo no analizará la posibilidad de una nueva convocatoria al Comité Central Confederal (CCC) para analizar "una propuesta de acción sindical", como reclama desde hace tiempo el líder de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT), el dirigente bancario Sergio Palazzo.

GP.

Compartir

Comentarios