El Gobierno tenía la idea de llevar 8% al 17% el impuesto que paga el sector cervecero.

La provincia de Mendoza ahora puede respirar. Y a ella se suman otras más. Lo que ocurre es que la decisión de dar marcha atrás la decisión de gravar vinos y espumantes también le llega al sector cervecero. El Gobierno también echó por tierra su idea de llevar del 8% al 17% el impuesto que paga la cerveza.

La Cámara de la Industria Cervecera Argentina había criticado duramente la iniciativa del Ejecutivo y había alertado que de haber prosperado en el Congreso, el aumento del gravamen iba a redundar indefectiblemente en una suba, en torno del 6%, de los precios que pagan en la actualidad los consumidores.

"La industria está estancada en los últimos años. A pesar de esto hay un compromiso 2016-2020 de US$ 1800 millones en inversiones. Sin embargo, con estas medidas, las empresas socias están revisando sus planes", había advertido Alejandro Berlingeri, director Ejecutivo de Cerveceros Argentinos.

Berlingeri también había advertido que el impacto se iba a sentir con más fuerza en los sectores medios y bajos donde se concentra el 78% del consumo de cerveza.

En la actualidad el 52% del precio que pagan los consumidores se explica exclusivamente por los impuestos que deben pagar por lo que la suba hubiese impactado de manera directa en el precio final. 

En el caso del vino el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, dijo que "le iban a aplicar un impuesto a una industria que es diferente a las otras que tiene unos 17.000 productores y que da trabajo a unas 130.000 personas", y agregó: "en las cuentas del país, el vino es una de las pocas actividades que ha exportado 1.100 millones de dólares, y podemos seguir creciendo pero apalancados en el consumo interno: los impuestos perjudicarían esa aspiración de exportar cada vez más".

Cornejo destacó, además, que la vitivinicultura es una producción industrial pero con una base netamente agraria. "Por cada hectárea hay un empleo detrás de eso. Pocas cosas se hacen tan artesanalmente, no es el caso ni de la cerveza ni de la gaseosa", graficó

 

 

Compartir

Comentarios