El grupo de Teatro de Adultos Mayores comenzó a formarse en abril, en la Sala Orestes Caviglia. Sus integrantes no tenían idea de lo que era actuar. Este sábado vuelven a ese escenario, pero ya afianzados en las tablas, para representarse en la situación de cuando empezaron en "No tengo ni idea".

El grupo de Teatro de Adultos Mayores comenzó a formarse en abril de este año, en la Sala Orestes Caviglia. Sus integrantes no tenían idea de lo que era actuar. Este sábado vuelven a ese escenario, pero ya afianzados en las tablas, para representarse en la situación de cuando empezaron en "No tengo ni idea".

Serán solo dos funciones, los sábados 11 y 18 de noviembre a las 18, con entrada libre y gratuita.

La iniciativa surgió del Ente Cultural Tucumán, que conduce el profesor Mauricio Guzmán, con la idea de formar un grupo exclusivamente para adultos mayores. “Es un grupo en el que los adultos mayores pueden expresarse a través del teatro. Han venido muchos, cerca de 100 personas y hemos llegado la mayoría a la meta final”, contó el director de la puesta en escena Luis Manuel de Armas Dorado.

En el elenco hay "de todo un poco", detalló Armas Dorado. "No tenemos ningún actor que sea profesional de la actuación. La gran mayoría nunca ha hecho teatro, de hecho ese es en esencia el motivo del nombre del espectáculo ‘No tengo ni idea’, y responde a eso que casi todos sentían cuando llegaron y me decían ‘profe, yo no tengo ni idea nunca he hecho teatro’".

El valor agregado de hacer teatro fue apareciendo, ensayo tras ensayo, reflejado en el ánimo de los actores. Esto se resume, según el director, "en muchas cosas que van más allá de actuar, que tienen que ver con la calidad de vida de los adultos mayores. Nos hemos dado a la tarea de que sean felices; ya tienen un sentido de pertenencia por el grupo, han mejorado su calidad física, motora, psicofísica y trabajan usando la memoria".

Asignatura pendiente

"Ya tenía en mis planes hacer teatro para proyectar la voz, porque estoy en el Coro de Adultos Mayores. Esta es una experiencia maravillosa porque te encontrás con gente grande que tiene más gana de hacer cosas que muchos jóvenes y adolescentes", dijo Marta Romano, una de las actrices del grupo de teatro.

Para Marta el escenario ayuda a transmitir emociones y descubrir de lo que una persona es capaz: "nos da la oportunidad de conocernos a nosotros mismos, sacar muchas cosas que uno mismo puede hacer pero no sabe y contagiar tanto la alegría como la tristeza. Nos ayuda a recobrar la autoestima".

Ser libre

Luis Gómez hace teatro independiente desde hace 15 años, pero igual decidió participar del Teatro de Adultos Mayores para compartir sus experiencias con nuevos compañeros. “Estar arriba del escenario–cuenta Luis– da la capacidad de liberarse de todo, porque el momento es tuyo y si querés exagerar podes hacerlo, es un momento de liberación que uno tiene estando ahí".

GP.

Compartir

Comentarios