A los 40 del complemento y luego de buscarlo todo el partido, el Kun Agüero rompió la paridad de cabeza. Fue 1-0 en el primer amistoso tras la clasificación al Mundial.

Argentina, que dejó atrás sus desventuras en las Eliminatorias Sudamericanas y luego de sufrir hasta el final se clasificó al Mundial de Rusia 2018, se medirá este sábado, en Moscú, con el seleccionado anfitrión en un amistoso que marcará el reencuentro de la dupla ofensiva conformada por el capitán Lionel Messi y Sergio Agüero, quien lucha por adueñarse del puesto de centrodelantero.

La Selección, aún sin brillar, llegó varias veces con claridad en el primer tiempo, pero se tomó con la descomunal figura de Igor Akinfeev, quien tuvo tres intervenciones decisivas para mantener el cero. Siempre con Lionel Messi como faro, organizador y líder futbolístico del equipo, estuvieron cerca Ángel Di María y Sergio Agüero. En la más clara, sobre el cierre del primer tiempo, el arquero local le sacó una mediavuelta tremenda al Kun, tras un gran centro de Otamendi.

Atrás, pese a la intención de no revolearla nunca, casi no se sufrió ante un rival de escasa jerarquía y que en su Mundial tratará de no revivir los papelones que hizo en Brasil 2014, en la Euro de 2016 y en la Copa Confederaciones de este año, cuando nunca pudo pasar ni la fase de grupos.

En el comienzo del complemento, Agüero buscó con maestría a Messi, quien ante la salida del arquero y casi sin espacio definió con su clase pichando la pelota. Era un golazo, pero llegó el despeje sobre la línea de Rausch.

Rusia recién llegó por primera vez sobre el cuarto de hora, siempre mediante Denis Glushakov. Primero con un derechazo cruzado que se fue desviado y luego con un remate central que despejó Romero con algunas dudas.

Pero lo de Rusia duró un recreo de escuela primaria, 10 minutos. Luego todo volvió a ser de los de Sampaoli, que levantaron con el ingreso del Papu Gómez por el debutante Lo Celso y volvieron a exigir a Akinfeev con dos intervenciones de Otamendi, muy buena figura de la Selección.

Sobre el cierre, cuando ya casi nada lo hacía presagiar, Messi combinó con el recién ingresado Cristian Pavón, quien llegó al fondo y tocó para el Kun. El delantero del City definió mordido, rechazó el arquero, pero en el rebote convirtió de cabeza para darle el merecido triunfo a Argentina.

GP.

Compartir

Comentarios