El cantante se presentó en el teatro Mercedes Sosa ante una sala llena de fanáticos.

Miguel Mateos volvió a la provincia y esta vez para celebrar los 30 años del exitoso disco “Solos en América”. El teatro Mercedes Sosa se colmó de nostálgicos y jóvenes que heredados de la música del ídolo de los 80’ se sumaron a los “pogos” (poco típico para estos recitales)  convirtiéndose en el verdadero coro del cantante.

El show empezó pasada las 22. Parece que Mateos esperó a que Atlético Tucumán terminara de jugar la semifinal con Rosario Central de la Copa Argentina para cantar su primera canción.

“Llámame, llámame si me necesitas Tucumán”, grito eufórico ante las palmas del público. El paseo por “Solos en América” y las anécdotas en cada canción convirtió la noche en una verdadera fiesta ochentosa. “Ha sido muy rica la historia de esos años. El disco salió a tres años del retorno a la democracia, es un disco muy festivo. Los '80 fueron así: muy ricos, muy excitantes y muy festivos", recordó Mateos en La Gaceta.

Sorprendidos por algunos y emocionados por otros, Mateos compartió escenario con el coro de niños del Ministerio de Educación de la provincia para cantar “Dejen las armas”. “Están muy bien”, dijo el artista a su directora y agregó: “Son chicos de la escuela pública, del Estado”, haciendo referencia al origen.

Con dos descansos de por medio, Mateos en minutos imaginó un “pub dance” y cantó Obsesión, Bar Imperio, Cuando seas grande y Perdiendo el Control entre otras para dejar al final: “Tira para arriba”. Sin dudas los tucumanos cincuentones y más “jóvenes” se mostraron agradecidos por la vuelta de su ídolo, por volver en más de 90 minutos a una época inolvidable. 

E.L.O

Compartir

Comentarios