El legislador Marcelo Caponio dio a conocer algunos de los puntos que prevé la iniciativa que propone la creación de un consejo de administración integrado por distintos actores involucrados en la conservación de este pulmón de la ciudad.



El legislador Marcelo Caponio dio a conocer algunos de los argumentos del proyecto por el cual se propone provincializar el parque 9 de Julio.
 
"El parque 9 de Julio originalmente era de 400 hectáreas, de las que han sido lugares usurpados y se han construído aeropuertos, terminales de ómnibus; se ha ido degradando con el paso del tiempo este espacio que en cualquier del mundo tiene que se un espacio que tiene que tener una protección especial porque es el pulmon verde de una ciudad, no de San Miguel de Tucumán, sino del Gran San Miguel de Tucumán", afirmó el parlamentario.  

Según el parlamentario de la investigación que hicieron se dieron con que "la propiedad del parque 9 de Julio es de la provincia de Tucumán y que el municipio de San Miguel solamente tiene la administración del mismo". 

En este setnido, agregó que "recorrerlo es la prueba suficiente para decir que existe una mala administración del parque que es atribuible a lo largo del tiempo, a muchos intendentes que han estado al frente del municipio, que no han tenido una política para proteger a este pulmón tan importante para todos los tucumanos". 

En cuanto a la propuesta, Caponio explicó que se basa en crear un Consejo de Protección Integral específico para que “administre”, “mantenga” y “restaure” ese espacio. 

"Yo lo que propongo no es quitarle la administración al municipio por un capricho político sino que propongo otorgarle la administración a un consejo de personas que estén capacitadas para administrar este tipo de espacios, representado por personas de la Secretaría de Medio Ambiente del PE, por la Unidad de Reconversión del Espacio Público, por la Dirección de Patrimonio Cultural de la Provincia, por la Facultad de Arquitectura y Urbanismo (UNT), por la Facultad de Agronomía (UNT) y por el Instituto Miguel Lillo (UNT)", señaló.

Para finalizar, sostuvo que "tiene que haber un consejo de personas capacitadas y especializadas que se dediquen específicamente al parque 9 de Julio".

La propuesta de Marcelo Caponio y  Luis Morghenstein cuenta con dos anexos de más de 300 páginas, donde constan antecedentes normativos y actuaciones administrativas referidas al predio. Allí se recuerda que el parque 9 de Julio fue “comprado” por la Provincia en 1906, a instancias de la ley nacional 5.038, que permitió la expropiación de unas 400 hectáreas. “Actualmente (el paseo público) ocupa menos de la mitad de la superficie adquirida para ese fin”, remarca el proyecto. Y dedica varias páginas a cuestionar la labor de la gestión de la Intendencia capitalina. “Llama la atención la conducta desplegada por la Municipalidad, al llevar a cabo la construcción de una calle (a la altura de Coronel Suárez al 400) al margen de todo marco legal, sin respetar leyes que protegen al parque como patrimonio cultural provincial. Esta situación pone de manifiesto las irregularidades en las que incurre (la Capital) al ejercer su facultad de administración”, consignaron. Y agregaron que la “actitud infractora de la Municipalidad no es una novedad”. En ese sentido, recordaron que, en 2014, la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos envió una nota para objetar las obras de restauración de la Casa del Obispo Colombres “sin que hayan sido autorizadas” por ese organismo. Los legisladores remarcaron luego que, si bien la Capital administra el predio, su dominio está en manos de la Provincia. “El deterioro o desaparición de un bien del patrimonio cultural constituye un empobrecimiento nefasto para la cultura de los pueblos”, sintetizaron Caponio y Morghenstein. 

G.I

Compartir

Comentarios